• Los papeles

    Primero fueron los papeles de Panamá y ahora los de otros lugares. Es sorprendente lo que determinadas personas son capaces de defraudar. Más sorprendente es que un reducido grupo de periodistas sea el que haya sacado a la luz esta información de grandes, enormes, defraudadores que los inspectores de Hacienda de todos los países del mundo no han conseguido.

    Más sorprendente, e indignante es que esos mismos inspectores se dediquen a perseguir al pequeño empresario, que seguramente defraudará, pero al que acomisan, que no tienen buenos abogados, ni buenos asesores, que por extender mal una factura o por olvidarse de hacer una declaración que puede suponer una cantidad pequeña, les ponen multas que pueden llegar a hacer temblar sus empresas.

    He conocido casos, en los que por un error, sin ninguna intención manifiesta de fraude se han puesto sanciones. La provincia de Teruel hace unos años fue un banco de pruebas para perseguir a los pequeños, pequeñísimos empresarios y autónomos y no se dejaba vivir a nadie. Y viajes a Teruel (los del Bajo Aragón) y papeles y más papeles y justificaciones imposibles.

    Mientras esos mismos inspectores escuchaban tranquilamente las canciones de Miguel Bosé o seguían con devoción las tácticas de José Guardiola y si tenían ocasión les pedían un autógrafo.

    No justifico el fraude, pero hay ballenas y alburnos y resulta difícil entender que haya anzuelo para el segundo y no para el primero.

  • Pasear por Chiprana

    He estado en Chiprana un par de veces en poco tiempo. Es una población que visito al menos una vez al año para participar en la carrera de Los Lobos que hacen en fechas navideñas.

    Tenía tiempo y he estado paseando por sus calles. He disfrutado paseando, además de los encantos que cualquier chipranesco dirá de las maravillas que esconde, sobre todo he disfrutado de su orden, de su limpieza y su decoro.

    Paseé por prácticamente todas las calles y sólo en un rincón vi una bolsa de plástico, unas hojas de árboles y unos papeles. Hacía viento y parece ser que toda la suciedad del pueblo había ido a parar allí.

    Hasta las casas abandonadas, están abandonadas con dignidad. Las calles están asfaltadas y adoquinadas, manteniendo una estética común por todas partes. Ni una hierba ni una planta que no hayan sido previamente plantadas y cuidadas. En un solar abandonado, se habían encalado las paredes de alrededor y se había puesto una canasta de baloncesto, haciendo de lo que podía ser un nido de ratas, hierbas y suciedad, un rincón de juegos.

    Y es que para mi desgracia vengo de Alcañiz, una ciudad abandonada, sucia, llena de hierbajos, con un casco antiguo por el que se siente vergüenza del penoso mantenimiento, donde un solar abandonado lo es en el sentido más estricto del término para que allí crezcan hierbas, amenacen paredes, medre la suciedad y acercarse sea una aventura llena de riesgo.

    Chiprana contaba con unos 1.700 habitantes y ahora supera ligeramente los 500. Eso quiere decir que tiene un casco urbano más de tres veces superior a los habitantes que acoge.

    ¿Hasta dónde sería capaz de llegar Alcañiz con este mantenimiento si tuviera un casco urbano de 45.000 personas con la dejadez actual? Sería un escenario perfecto para películas de terror. Ahora sólo llega a películas de miedo, pero todo se está andando.

  • La pilila

    Siendo muy pequeño, tanto que no puedo recordar cuándo, mi madre me dijo que ese colgajo que tenía entre las piernas era la pilila. Siempre mencioné la palabra, pocas veces, con cierto rubor. Luego, con amigos, supe que otras madres, quizás menos modosas, habían enseñado a sus hijos que también se le podía llamar la minga, la picha o la polla.

    Mi madre, que sólo había ido a la escuela lo justo para saber leer, escribir y las cuatro reglas, no sabía que me estaba transmitiendo unos valores propios del matriarcado manipulador e intolerante de la sociedad de la época. Esto sucedía a principios de los años sesenta con el dictador en plena forma.

    Gracias al esfuerzo que está haciendo el ministerio de Igualdad he podido conocer la manipulación a la que he estado sometido durante gran parte de mi vida. Es muy posible que algunos de mis traumas, de mis complejos, de mi falta de autoconciencia de mi identidad se deba a esa mala educación que recibí y que también recibieron todos los chicos de mi época.

    Se le dio el nombre femenino de pilila al atributo masculino por excelencia. He podido deducir que eso viene a ser algo así como caparnos (algo así) nuestra varonilidad.

    Ahora sé que eso no era una pilila, que su nombre correcto es el pililo, el pollo, el mingo o el picho.

    Me siente reconfortado y lo estaré más cuando mis coetáneas mujeres descubran que entre sus piernas lo que tienen es la coña.

  • El final de la dictadura cubana

    Hace siete años estuve viviendo un mes en Cuba. Hablando con mucha gente. Con más o menos vehemencia casi todos, incluidos algunos destacados miembros del Partido Comunista, me hablaron de la falta de libertades.
    Hace unos años los homosexuales eran perseguidos como los mayores delincuentes. Llegó un día en el que la hija de Raúl Castro dijo que no había que perseguirlos y llegó a organizar unas “maricolimpiadas”. Los cubanos me contaban: “hace unos años ser homosexual estaba perseguido, hoy raro es el día en el que se emite una película sobre homosexuales y dentro de unos años será obligatorio serlo”. Esta frase tiene mucha enjundia, pues da a entender que los cubanos aceptaban que había que ser y defender lo que los dirigentes decían y defendían.
    Estuve en Cienfuegos, ciudad, mientras se celebraba el aniversario de la muerte del comandante Camilo Cienfuegos. Los estudiantes lanzaban flores al mar en su recuerdo. Casualmente, cerca de donde me encontraba hubo un pequeño tumulto. No supe qué pasaba hasta más tarde cuando me lo contaron. Cuatro o cinco personas salieron gritando “Libertad”. Los detuvieron inmediatamente, antes de que yo me diera cuenta. Lo cubanos me comentaban que estaban locos, que estaban de acuerdo con ellos, pero que los iban a torturar, que los iban a encerrar y que posiblemente no se supiera más de ellos. Aunque no fuera del todo cierto, eso indicaba el temor que había entre la población. Mientras me hacían este comentario, inesperadamente cambiaron de conversación. No lo entendía. Luego me lo explicaron, aquél es un confidente. En Cuba es tanta la miseria que se puede ser confidente por una docena de huevos a la semana.
    Había miedo, mucho miedo y cada uno iba buscándose la vida o su sentido de la libertad como podía.
    Hoy he podido ver por las noticias que la gente se ha lanzado a la calle. Muchos de los que pensaban que estaban locos aquellos cuatro o cinco que protestaron cerca de mí han dejado de tenerlo. El final de la dictadura está cerca.
    No quiero extenderme más. Me gustaría que para entender lo que es posible que pase en Cuba quien lo desee lea cómo fue el final del dictador rumano Ceaucescu.

  • Vacuna COVID. Una sinrazón

    Nadie se asuste. No soy ningún antivacunas. Quiero narrar mi experiencia para poner de manifiesto lo mal que se está gestionando el tema de las vacunas. Es mi caso.

    Yo pasé la enfermedad del coronavirus el pasado mes de enero. El viernes día 26 de marzo me llaman por teléfono desde el SALUD para preguntarme que si quiero vacunarme. Contesto que sí. La persona que me llamó me dice que debo hacerlo el lunes día 29. Me sorprendo y le hago saber que yo he pasado la enfermedad en enero. Ella queda más sorprendida y me dice que entonces no debería vacunarme hasta julio. Lo iba a consultar y luego me llamaba.

    A los diez minutos me llama y me dice que efectivamente, hasta julio no debía vacunarme, que ya me llamarían entonces.

    Primera conclusión: me llamaron sin haber consultado mi historial, sin saber si había pasado la enfermedad, si tenía algún riesgo añadido por algún tipo de enfermedad previa.

    Siguieron sin mirar mi ficha y calcularon seis meses a partir de la fecha que yo les dije, no la que figuraba en mi historial.

    El lunes 29 me vuelve a llamar la misma persona y me dice que “han cambiado los protocolos” y que sí que debo vacunarme. Que si quiero hacerlo debo hacerlo al día siguiente. Me quedo sorprendido al ver cómo en un fin de semana en el que son incapaces de sacar los datos (la incompetencia del llamado efecto fin de semana), lo han utilizado para cambiar el protocolo.

    Acepto ir a vacunarme al día siguiente.

    El martes 30 acudo a vacunarme. Cuando estoy sentado una persona del SALUD pregunta por mi identidad y entre las preguntas que me hace me dice que si he pasado recientemente le coronavirus. Le digo que sí, que en enero. Me contesta que entonces no puedo vacunarme, tengo que esperar seis meses. Siguen sin mirar mi historial médico. Le cuento la historia anterior. Me dice que no, que no debo vacunarme, que el protocolo, otro protocolo, es hacerlo dentro de seis meses.

    Ya estaba dispuesto a levantarme e irme, cuando me dice que espere un momento, que va a consultarlo. Vuelve y me dice que sí, que debo vacunarme, que para las personas mayores de 65 años se debe administrar la vacuna aunque se haya pasado recientemente.

    Hasta aquí la historia.

    Conclusión, esto es una sinrazón. El tema creo que es lo bastante serio como para no estar sujeto a estos vaivenes.

    Parece ser que todo debería obedecer a razones científicas. Yo lo ignoro.

    Por otra parte leo a científicos que dicen que los que hemos pasado la enfermedad debemos esperar seis meses y recibir una sola dosis. A mí ya me han citado para la segunda.

  • Una oportunidad

    Recientemente se ha conocido la noticia de que con fondos europeos y con el apoyo del Gobierno de España, se va a realizar una fuerte inversión para crear una industria fabricante de baterías eléctricas para coches.

    Su ubicación aún no está decidida.

    El lugar ideal es Motorland en Alcañiz.

    Porque es una forma de apoyar a lo que llaman la España vaciada.

    Porque ya está bien que las inversiones vayan a los lugares donde más hay.

    Porque es una forma de justificar la inversión realizada en Motorland y que comience a ofrecer beneficios.

    Porque cualquier proyecto de futuro para el Bajo Aragón pasa por la industrialización.

    Es el momento que los grupos políticos que representan a la provincia comiencen a trabajar denodadamente para conseguirlo. Es el momento de ver cuál es la talla de los políticos que tenemos y de que su sueldo puede llegar a estar justificado.

    Hay más argumentos y razones de justicia, pero con los expuestos es más que suficiente.

    Si hay que arrimar el hombro, yo estoy dispuesto.

  • Los adoquines de la avenida Aragón

    La avenida Aragón de Alcañiz presenta un estado lamentable. De mal gusto, muy mal gusto. Contenedores acumulados antiestéticamente en algunas zonas, bloques de cemento que parecen barricadas fronterizas creadas por el enemigo de lo feos que son, el firme del asfalto que no es firme, que está abultado y bacheado por todas partes. Sucia, abandonada, dejada. Y lo que es peor, los alcañizanos nos estamos acostumbrando. Es lo que hay. Parece ser que son las medidas anticovid del Ilustrísimo, que son las medidas para salvar la economía.

    El aspecto de la avenida Aragón es el de una ciudad postindustrial abandonada hacia su deriva. Encima sin ser postindustrial.

    La principal arteria urbana de Alcañiz en una sola dirección que obliga a realizar cerca de dos kilómetros para ir a un lugar que está a cuatrocientos metros, cuando se debe ir con un vehículo. Y eso contamina, porque son miles, sí miles, los kilómetros que se hacen de más cada día por estar la avenida Aragón cortada en un sentido.

    Hay soluciones que pueden compatibilizar la vida de la hostelería con la estética y el compromiso anticontaminante, habilitando lugares donde poner las mesas de los veladores y haciéndolo compatible con un mínimo buen gusto.

    El actual alcalde dice que estudió en Florencia y que es el modelo de ciudad que quiere para Alcañiz. Visto lo visto, dudo que haya estudiado, dudo que haya estado en Florencia y dudo que tenga un proyecto decente de ciudad. Porque la avenida Aragón es la calle más cuidada por el Ayuntamiento.

    Sólo me queda algo positivo. El abandono me está permitiendo que cada vez que paso por la avenida Aragón pueda ver los adoquines que están bajo el asfalto. Esos adoquines los trajo mi padre con el camión que conducía. Y bajo los adoquines, ya sabemos, está la playa.

  • El "apreteu" de Trump

    Si Trump hubiera hablado catalán hubiera dicho a sus seguidores “apreteu”, como dijo el catalanista Torra a los radicales de los CDR. Como habla inglés dijo lindezas del mismo cariz para animar a la gente que no acepta las reglas. Trump, al igual que Torra, Puigdemon, Junqueras y compañía, está convencido que su misión es la de un mesías liberador y por lo tanto no puede haber leyes terrenales que le puedan limitar. ¡Qué van a entender los humanos del destino que bajo su dirección nos depara! Apreteu ignorando las leyes, apreteu a quien yo diga y cuando lo diga, apreteu para respaldarme. Pero no se os ocurra apreteu para algo distinto, porque entonces acaberéis siendo condenados por fachas españolistas.

    Hay una notable diferencia, además de que Trump no habla catalán ni en la intimidad, es que miembros del gabinete de Trump, y algunos legisladores, están pidiendo que se le inhabilite por incapacidad para seguir en el cargo. Aquí al Apreteu Torra se le sentó a una mesa para negociar. Ahora a apreteu con la consecuencias. País.

  • Hermanas de las Anas

    Eran finales de los ochenta, no recuerdo el año, cuando una mujer vino a buscarme y me propuso trabajar como profesor de BUP. Le contesté que encantado. Me dijo que era para las Anas. Me vi inmediatamente en la obligación de decirle que yo no era católico, ni creyente. Me contestó que lo sabía, pero que me buscaba por las buenas referencias que tenía sobre mi como profesor y consideraba que era el idóneo para desempeñar el trabajo.

    Durante varios años estuve trabajando como profesor en las Anas. Hasta que tuvieron que cerrar el BUP después de varios años de penurias económicas.

    Debo decir que también he trabajado como profesor en la enseñanza pública y he pertenecido a la dirección de la asociación de padres del Emilio Díaz y a su consejo escolar.

    Afirmo con rotundidad que nunca, en la enseñanza, me he sentido más libre que en las Anas. Han pasado más de veinticinco años desde que cerraron BUP y dejé de trabajar allí.

    Todavía sigo conservando contactos con antiguos alumnos, que ahora son informáticos, profesores, médicos, peones, albañiles,... y aunque no lo he hablado, creo que también se sintieron libres. Algunos son simpatizantes de Podemos y otros del PP.

    La hermana Pepa, que era la directora me decía: “Hermano José Alberto, mañana celebramos la festividad de … y a las nueve tenemos la eucaristía -la primera vez que me lo dijo le miré extrañado y estuve a tiempo de decirle, pero sabe que yo no voy a misa, pero antes de abrir la boca la hermana continuó- así que a usted le esperamos para el vino español que será a las diez”.

    En una ocasión una hermana me regaló una caja de pañuelos bordados con mi nombre. Lo agradecí mucho, sobre todo por el detalle de estar bordados. Tiempo después supe que cada hermana tenía una paga mensual para sus “caprichos” de poco más de un euro. Había estado ahorrando durante varios meses para comprar los pañuelos y regalárselos a un no creyente. Me emociono cada vez que lo recuerdo. Los pañuelos los sigo conservando tal como me los entregó.

    Podría contar decenas de detalles, algunos que asombrarían, pero como implica a terceras personas con las que no he hablado, no me parece correcto escribirlos. Todos los detalles hablando del trato de las hermanas en una relación de absoluta libertad.

    Cuando leo en la prensa que el gobierno está poniendo trabas a centros de educación como las Anas, me sublevo. Me sublevo por el buen recuerdo que tengo, lo agradecido que les estoy y me sublevo porque es un ataque a la libertad. Porque la libertad no consiste en hacer lo que uno quiera, consiste en permitir que aquellos que no piensan como tú puedan hacer lo que quieran, siempre dentro del respeto a la ética.

    Siempre me llamaban hermano, el hermano José Alberto. Así que HERMANAS, hermanas de las Anas, aquí estoy para defender lo mucho que aprendí a respetar en vuestra compañía.

  • ¡Viva la república!

    Recuerdo muchas veces a Molina, el alcañizano de adopción que en tiempos de Franco, sin ningún escrúpulo ni miramiento, ante las fuerzas vivas y a medio momificar del Régimen gritaba en la calle Alejandre, cuando la calle Alejandre era la calle Alejandre; ¡viva la república!, con un tono particular que alargaba la u mientras daba un derechazo torero, capeando al mundo entero que sólo él sabía ponerse por montera. Los que lo veíamos, no tan valientes como él sonreíamos con su gesto y con la cara malcarada de los franquistas.

    Ahora son muchas las voces, sin la misma compostura de Molina, ni su saber estar, que se ponen a gritar en favor de la república y yo que conocía la república a la que jaleaba Molina, desconozco totalmente la República de la que hablan los que la ensalzan ahora. ¿Una república familiar y dictarorial como la cubana?, ¿una república hereditaria como la de Corea del Norte?, ¿una república popular?, ¿una república como la de los genocidas Mao o Stalin?, ¿una república federal?, ¿una república presidencial?, ¿una república de repúblicas?, ¿una república bananera?, ¿una república cantonalista?, ¿una repúbllica a lo Trump?,...

    Los que gritan ¡viva la república!, deberían especificar, no vaya a ser que los de la república popular se encuentren con la de Trump o los que la quieren cantonalista se la encuentren presidencialista.

    Mientras se van definiendo yo me quedo con la de Molina, que los dos sabíamos de qué iba. ¡Viva la repúúúúúúúúúúúúública!, con una verónica al alimón y a puerta gayola.

  • La concejal Beatriz Altaba

    Hace ya unos meses estaba hablando y analizando a cada uno de los concejales de la nueva corporación. Al llegar al nombre de Beatriz Altaba, el político con el que hablaba zanjó muy pronto su opinión con contundencia: “esta no se entera”. Entonces no contesté porque carecía de elementos de juicio. Ahora ya puedo contestar y quiero. Si el Ayuntamiento dispusiera de media docena de concejales como ella, Alcañiz en vez de un vertedero sería una ciudad espléndida, amigable y con futuro.

    Es sorprendente la capacidad de trabajo que tiene y su disposición. Avisa por todas partes donde puede de los lugares de recogida de basura de gran volumen. Si sabe de un puesto de trabajo, lo comunica para que cualquiera pueda optar a él, si hay que recoger basura, se remanga y es la primera. Si una persona dice que dónde puede dejar un frigorífico viejo y Beatriz no lo sabe, se va a buscar el lugar y le informa a la persona (que bien podía haber ido ella). Si alguien ha perdido unas llaves, ya está Beatriz pregonándolo para que no tenga que llamar al cerrajero. Si un desfibrilador no funciona, le informa al concejal, que es el que cobra para preocuparse y no sabe ni dónde está. Son algunos ejemplos de su preocupación desinteresada y desvivida por los ciudadanos. Beatriz entró al Ayuntamiento para servir al ciudadano y ese debe ser el mantra que se repite cada día cuando se levanta (si es que se se acuesta para dormir).

    Quien me dijo "esta no se entera" debería tomar nota para irse enterando de que ella es la que está cumpliendo con su compromiso y quien no se entera es él.

    El espíritu de Beatriz es el de los sanitarios llevado a la política. Se desviven por quitar la enfermedad del paciente, por eliminar el dolor, sea amigo, enemigo, conocido o desconocido. Si luego hay que discutir, ya discutiremos.

    Estas palabras se las debía cuando callé ante el político que me dijo "esta no se entera".

  • Tengo miedo

    Casi todo el mundo tenemos a Hitler y Stalin como dos referentes de criminales contra la humanidad.

    Posiblemente ellos no mataron a nadie.

    Ni lo sé ni lo quiero consultar. Mataron a millones de judíos y a millones de trabajadores los que les seguían.

    Ellos sin sus seguidores no eran más que dos locos. Ellos solos no eran peligrosos, les hicieron peligrosos los que les adulaban.

    Estos días estoy viendo cómo los mismos que decían que no había que salir con mascarillas ahora dicen que hay que ponérselas o te sancionan.

    Los que decían que el 8 de marzo fue el inicio de la expansión, ahora salen a manifestarse sin respetar distancias. Los que no dan importancia a decenas de miles de manifestantes el 8 de marzo se suben por las
    paredes porque unos cientos salen a la calle. Los que decían que no podrían dormir si Podemos pactaba y llamaban con desprecio “el coletas o el chepas” a Iglesias, ahora salen en su defensa como si fuera un familiar agredido. Veo con estupefacción que los que decían que Pablo Iglesias era un ejemplo salido del pueblo con salario limitado y viviendo en Vallekas luego aprueban en referéndum que debe vivir en una
    mansión de lujo.

    Puede que esta noche los seguidores del PP se acuesten contentos porque en Madrid se hayan comprado millones de mascarillas y mañana se alegren todavía más porque las del Gobierno central estaban caducadas. Y viceversa. No hay razón. Sólo seguidismo. Mañana defenderán lo que el líder diga que debo defender. Miedo, siento mucho miedo. La democracia peligra.

    Quizás no me he explicado bien. Estoy un poco aturdido por el miedo. El bajoaragonés Julián Casanova lo explica muy bien en su libro Europa contra Europa. Está en la biblioteca de Alcañiz. Léelo.

    Dos recuerdos personales que me oprimen las vísceras siempre que pienso en ellos. Uno cuando estuve en Auschwitz y pude ver lo que hicieron los seguidores de Hitler. El otro cuando en Moscú me señalaron el edificio del KGB y un hombre mayor me dijo: “Allí entraban diariamente camiones llenos de trabajadores y ya no los volvíamos a ver”.

  • ¿Qué tapan las banderas?

    En La Habana, la capital de Cuba, hay una plaza denominada de Las Banderas. Cuando yo la vi sólo había mástiles, pero me dijeron que allí se ponían las banderas de todos los países, o casi todos, del mundo.

    Bueno, una bonita iniciativa. Luego supe la verdad. La plaza está justo delante de un edificio que pertenece a Estados Unidos y en cuya fachada pusieron un cartel luminoso en el que se iba informando a los cubanos de las numerosas injusticias que cometía su gobierno castrista. Como no podían poner un trapo que lo tapara, pusieron numerosos trapos; cientos
    de banderas de mástiles altísimos que taparan la información. Estados Unidos quitó el cartel y se quedaron los mástiles vacíos.

    El ínclito Suso (exalcalde de Alcañiz) se gastó un pastizal en poner una bandera de España. Me pareció muy mal y lo hice saber en este mismo espacio. Quien quiera una bandera que se la pague. Y puse una bandera de España en mi balcón (que la KGB alcañizana se encargó incluso de medir para deducir lo “facha” que era). Ahora, en un concurso de a ver quién la tiene más grande, se ha colocado en el mismo mástil una feminista, de un tamaño aparentemente semejante.

    Si se ha hecho con dinero público me parece más indignante que la decisión del ínclito Suso. Alguien dirá que ha costado mucho menos dinero, pero mentirá. Porque con el dinero gastado por el ínclito Suso se hizo la base, se puso el mástil, se talaron unos árboles y se armó el sistema de izado y arriado. Lo mismo que se ha utilizado para la bandera
    feminista. Por lo tanto ha costado al menos lo mismo. Me cabe la esperanza de que la hayan pagado las feministas.

    Ahora unas preguntas: ¿Se izará también la bandera de los jubilados?, ¿la de los alcañizanos por las calles limpias?, ¿la del engaño del hospital?, ¿la de la 232?, ¿la de las patrullas de la Policía Municipal?, ¿la de la industrialización de Alcañiz?, ¿la del olvido de los afectados del Corcho?, ¿la de los jardines abandonados?, ¿la del orgullo de los políticos liberados?,... ¿o a para ellos sólo habrá placa?, ¿o tampoco eso?

  • El voto de Teruel Existe

    Ha sido sorprendente el revuelo que ha armado el voto del diputado de Teruel Existe. Parecía que sólo él tuviera derecho al voto.

    En su campaña electoral lo dejaron claro. Darían su voto a quien pudiera gobernar. Sin más escrúpulos (según la primera acepción de la RAE). Lo han hecho. Quizás en el resto de España no conocían su programa electoral y allí están con los boicots al pernil.

    Los favorecidos por el voto de Teruel Existe claman por la libertad y denuncian la persecución. Correcto.

    Nadie debería olvidar que si hubiera ganado Vox también le hubieran apoyado (así lo dijeron en la campaña electoral), por lo tanto es justo que quienes les persiguen recuerden que les podrían haber apoyado y quienes les defienden ahora, que lo hagan con el mismo entusiasmo cuando su voto en un futuro lo puedan dar a Vox.

  • Proyecto para El Casino

    El Ayuntamiento de Alcañiz compró El Casino y ahí está muerto de risa, deteriorándose rápidamente y sin un proyecto.

    Aquí va mi proyecto: Que la Universidad de Zaragoza cree un campus en Alcañiz, cuya sede sea El Casino en el que inicialmente se imparta únicamente Periodismo.

    El coste de impartir esta carrera en Alcañiz iba a ser superior a su impartición en Zaragoza, pero no significativamente. Esa es una inversión para crear proyectos que luchen contra la despoblación.

    La inversión por lo tanto no debe calcularse por su coste total, sino por la diferencia entre su impartición en Zaragoza y Alcañiz.

    El Periodismo en Alcañiz, cuando se impartieran todos los cursos significaría que podría haber alrededor de 300 personas jóvenes más viviendo en Alcañiz. Supondría una dinamización de la ciudad, la creación de puestos de trabajo indirectos vinculados a los estudiantes, tanto intelectuales como de ocio.

    Paralelamente se deberían desarrollar proyectos de investigación relacionados con el periodismo para que parte de los futuros licenciados pudieran seguir vinculados a Alcañiz al acabar sus estudios y para que fuera una referencia nacional, no sólo en las clases sino en la investigación.

    Es una forma, muy barata, de luchar contra la España vaciada, contra la despoblación, la indiferencia o cómo quiera llamarse.

  • Lenguaje inclusivo

    Desde hace muchos años que formo parte de la humanidad porque así lo quiso mi condición de persona, al poco comencé a practicar deporte como atleta, pocos años después estudié historia, trabajé como periodista y ahora ya soy pensionista hasta que la muerte se me lleve la vida.

    Perdón. Creo que no es correcto lo escrito. Reescribo:

    Desde hace muchos años que formo parte del humanidod porque así lo quiso mi condición de persono, al poco comencé a practicar deporte como atleto, pocos años después estudié historio, trabajé como periodisto y ahora ya soy pensionisto hasta que el muerto se me lleve el vido.

    Ésta, perdón éste, es mi aportación, perdón aportaciono a la opinión, perdón al opiniono de hoy.

  • Rumanía

    Hace unos días estuve en Rumanía. Debo admitir que iba con ciertos prejuicios. Pensaba encontrarme unas ciudades sucias, con muchos mendigos y con cierta inseguridad en las calles.

    ¿Por qué esos prejuicios? Porque aunque la gran mayoría de rumanos que están en España se ganan la vida dignamente, existen mafias de mendigos, existen bandas de delincuentes rumanos y que haya mucha inmigración indica que hay mucha pobreza en su origen.

    Sólo he estado en algunas ciudades (Cluj, Sibiu, Bucarest y Constanza), por lo que ignoro la vida en los pueblos. Mi sorpresa, agradable sorpresa, ha sido encontrarme unas ciudades limpias, (muchísimo más que Alcañiz), unos parques enormes y bien cuidados, prácticamente ningún mendigo (creo que sólo vi alguno en Bucarest) y unas ciudades totalmente seguras, sin tener la percepción de que una banda de rumanos me iba a desvalijar. Además gente muy educada, sumamente respetuosa con los peatones en los pasos de cebra, por ejemplo.

    En Bucarest estaba viviendo en casa de unos amigos y les comenté mi agradable sorpresa. Lo primero que les dije era que no había visto mendicidad ni delincuencia. Su respuesta fue rotunda: “claro, los mendigos y delincuentes están en España”.

    Algunos lo llamarán solidaridad, a mí no me lo parece. Recibimos, mantenemos y damos todo tipo de protección social a los que no quieren en su país de origen.

    ¿Y en España no hay emigración? Sí. Una gran parte de los que se van de España son jóvenes universitarios bien formados a los que no mantenemos, “aprovechamos”, ni damos protección social.

    Creo que algo falla. En este caso deja de ser una ecuación lo de “las gallinas que entran por las que salen”.

  • Alcañiz, suciedad/limpieza

    Alcañiz está sucia, descuidada y con la sensación de absoluto abandono.

    Cuando estaba el Suso, él era el culpable. Ahora parece que los culpables somos los ciudadanos. Antes y ahora el responsable es el Ayuntamiento. En todos los casos. Sin excepción. Los responsables del Ayuntamiento deben preocuparse de la limpieza y lo que es muy importante, de SANCIONAR a quien ensucia. Si ni se limpia ni se sanciona, el resultado es el que tenemos.

    Parte de la suciedad es debida a maleducados que tiran lo que se les antoja donde quieren y nadie les sanciona. En algunos sitios la basura lleva acumulada desde hace varias legislaturas. Las hojas de los árboles ensucian y no es culpa de ningún maleducado, las hierbas llevan años en muchos rincones de Alcañiz, sin que nadie las siegue y las recoja.

    Muchas calles hace alcaldes y alcaldesas que no reciben un manguerazo de agua.

    La responsabilidad es del Ayuntamiento, que ni limpia, ni sanciona.

    Hay una tercera vía. Es una cantinela que llevo oyendo desde que gobernaba José María Pascual. Lo importante es educar.

    A Suso lo pillaron yendo a 211 kilómetros por hora. Le metieron una buena sanción, le quitaron el carné una temporada y le amenazaron con la cárcel. Y ahora parece que, en ese aspecto, ya está educado. La sanción también es un medio de educación y sirve para que los que ensucian paguen la limpieza.

  • Trotecilla. ¿Es posible más?

    Imagina que nos organizan el día. Como nos gusta correr nos preparan una ruta por el monte, por sendas que han trabajado previamente para que vayamos a gusto. Que han señalado para que no nos perdamos. Y por si acaso con compañía experta.

    Además, imagina que nos llevan por zonas donde hay diversas construcciones de piedra seca. Imagina que nos explican su construcción e historia. Como es un día de agosto, vamos a imaginar que cada cierto espacio nos obsequian con sandía y agua para hacer más llevadero el paseo.

    Luego podemos imaginar que después de sudar nos invitan a refrescos, nos llevan a la piscina para que pasemos la mañana en buena compañía, luego vamos a imaginar que nos ofrecen una excelente paella con toda la cerveza que quieras, pudiendo repetir hasta que piensas que todos te están viendo de las veces que te levantas. Cuando crees que ya está bien de imaginar, te ofrecen fruta, y luego pastel y después café, con gotetas. Ya te dejas llevar y entonces otros imaginan por ti que te haría ilusión algún regalo y los que imaginan por ti sortean entre todos varios regalos. Ya no puede ser más. Pues sí. Cuando llegas a casa te han enviado a tu correo electrónico cientos de fotos para que puedas verte sudando, riendo, corriendo, sólo y en compañía de amigos.

    Pues no es una imaginación. Es lo que un año más han hecho realidad los organizadores de Trotecilla corre. ¿A cambio de qué? A cambio de una sonrisa de agradecimiento, si quieres, que tampoco piden eso.

    Pues esta es mi sonrisa de agradecimiento y mis felicitaciones a esta gente que con su esfuerzo hacen realidad aquello que puedes imaginar y más.

    ¡Qué gente más grande! ¡Felicidades!

  • Bienvenido Urquizu

    Se ha comentado de la capacidad de Ignacio Urquizu, alcalde de Alcañiz, para estar en las Cortes de Aragón y a la vez en el Ayuntamiento.

    No hay que dudar de esa capacidad. Se pondría en duda si el sueldo de alcalde lo destinara a un concejal para que le supliera, ya que él se conformaba con el cobrado en la DGA. No lo imagino.

    Ahora toca trabajar para los alcañizanos, y sabiendo que los grandes proyectos llevan su tiempo, los pequeños proyectos, son los que los ciudadanos sentimos cada día cuando salimos a las calles, que queremos que estén limpias, ordenadas, que los bares no molesten a los vecinos y cumplan sus horarios, que la policía vuelva a patrullar y se complete su plantilla, que se eliminen los árboles secos del cabezo Pui Pinos que representan un grave peligro para quienes paseamos por allí.

    Con unas acciones así de simples, para las que sólo hace falta un poco de organización, los alcañizanos comenzaríamos a ver el cambio que necesitamos e Ignacio Urquizu comenzará a gozar del aprecio de todos. Me consta de que algún votante del PP, ahora arrepentido, comenzaría a cambiar públicamente su discurso.

    Suerte.

Página 1 de 2