• ¿Estamos preparados?

    En estos días y sobre el tema de la injerencia armada de Rusia sobre Ucrania, entre debates, informativos, noticieros, opiniones y escritos de personas en redes, he escuchado esta alocución latina que me ha llamado la atención: "Amat victoria curam", que traducido a nuestra actual lengua vendría a ser: "La victoria favorece a los que se preparan".

    ¿Y por qué me ha llamado la atención?
    Pues porque, aunque ya lo sabíamos, acabamos de darnos cuenta de que desgraciada y literalmente, por más conocimientos, por más lectura y formación, por más Historia, Filosofía y Ciencia heredada de nuestros ancestros, por más pequeño ejército y armamento que mantengamos, "por si las moscas", estamos al albur de lo que a cualquier loco de turno, cargado de un armamento ultra moderno, súper destructivo y mucho más potente que el nuestro, quiera hacernos.
    Acabamos de descubrir, que toda la grandeza cargada de Historia de nuestra civilizada Europa, se puede diluir como carne en ácido o convertirse en cenizas, bajo cuatro misiles lanzados estratégicamente por el primer lanzallamas de turno a poco que esté pirado, o se haya pasado con el chupito de vodka.

    Desde la 2° Guerra Mundial, los países " desarrollados" o del llamado 1° Mundo, hemos vivido en un maravilloso oasis de paz, tan sólo alterado por la todavía reciente guerra de los Balcanes, que nos pilló más de cerca. Nos sobrecogió al percatarnos de que aquellas personas más cercanas a nuestra cultura europea, se masacraran en una guerra fraticida que nos recordó la sufrida por nuestros abuelos allá por el 36, en tierra patria, y luego la grande, la WWT, o Segunda Guerra Mundial, que acabó de rematar a los que siguieron allí de voluntarios u "obligados".

    Sin embargo, aquella guerra, la de los Balcanes, parece como que se quedaba en eso "fraticida", algo que se debía arreglar entre hermanos y como que nos quedaba un poco lejos desde nuestra perspectiva geográfica española, ya que, estar ubicados en la punta más al suroeste del continente europeo, nos ofrecía una suerte de protección marcada por la distancia.

    La misma distancia con que desde España en nuestros primeros televisores en blanco y negro y en una edad infantil y púber veíamos a los americanos y a los asiáticos pelearse en aquello que llamaban "La Guerra de Vietnam", y que tras la cual, los jóvenes americanos y europeos canturreábamos los estribillos pegadizos de las canciones protesta de Joan Baez, Don Mc Lean, o Bob Dylan, entre otros.

    También, la misma distancia con que hemos visto impasibles las masacres y hambrunas provocadas por las guerras en esos pequeños países de África, las matanzas de Ruanda, por ejemplo, nos conmovían, sí, pero dejaban de existir en el momento en que la tele se apagaba.

    Pero...¿y ahora?, ¿estamos preparados para lo que nos puede sobrevenir?, ¿somos capaces de entender la frase con la que iniciaba este largo escrito: "Amat Victoria Curam", atribuída a Cátulo, o más bien seguiremos apagando el televisor?

    No debemos olvidarnos nunca, de que una frase antónima de aquella, sería esta otra: " La improvisación rima con la derrota", que también la he leído por algún sitio, pero su original en latín, lo dejo para los filólogos de Clásicas.

  • Cara ruso de manual

    No es que entienda mucho de estrategia geopolítica, pero el caso ruso, "grosso modo", y explicado desde el punto de vista de una " observadora de taburete" como es mi menda, vendría a ser "tal que asín":

    Al señor Putin, sí, ese señor que es ruso y no falla, porque tiene una cara de ruso de manual de fisionomía humana que te cagas, pues ya no le gustó mucho que Ucrania se le independizara, como el hijo mayor que se va de casa, para convertirse en ex república socialista soviética, y ahora ya no quiera saber nada de su padre, que le mantuvo y le dio bien o mal de comer (ahí ya no entro). Ahora parece que a Ucrania le va pareciendo mejor buscarse una mamá que se llamaría Unión Europea y que le daría tetita con la OTAN. Pero parece ser que eso al papá Putin, le ha sentado fatal, pues ya de por sí no se llevaba muy bien con esa señora y le fastidia que su hijo querido se haya hecho adulto, pues le apunta considerablemente el pico de la "península crimeana" entre sus pantalones.

    El papá ruso, sospecha, y puede que razón no le falte, que la nueva mamaíta que se quiere buscar Ucrania, le pueda poner un observador sentado en una silla en esa península de Crimea, observando con prismáticos todos los movimientos que hace papá Putin para controlar alguna posible infidelidad, y meterle algún zambombazo misilero desde allí, pues lo tendría estratégicamente bien cerquita, y sería difícil que fallara la puntería, como aquel que dice.

    Pues eso, que papá Putin anda cabreado con su Ucrania y parece ser que ha mandado a su soldadesca para evitar que por medio de su rebotado chaval la OTAN le mande algún pepino y encima venga desde la bragueta desatada de su propio hijo, pues literalmente se lo pone "a huevo".

    Y en parte, si este análisis acierta algo, que puede que me equivoque de cabo a rabo, pues me falta mucha lectura e información, ya que desde mi taburete y con mi vista miope, hipermétrope y glaucómica, me viene todo turbio y distorsionado, si acierto en algo, decía, casi entiendo a ese señor "cara ruso", pues a ninguno nos gusta que le pongan a alguien sentado frente a su ventana con unos prismáticos a observar hasta cuando uno tiene un retorcijón y debe utilizar el servicio.

  • Empáticos y simpáticos

    Cuando las palabras cobardía y miedo se cambian o intentan cambiarse por eufemismos como: "empatía", "amabilidad" y "simpatía".

    Nos agreden y ponemos la otra mejilla, superguay!

    Aquí observando un vídeo en el que la policía procede, en el mismo centro de París, a escoltar a ciudadanos parisinos, que libremente han querido acudir a una iglesia católica a celebrar la tradicional Misa del Gallo, para evitar que a alguna cuadrilla de islamistas violentos, -que no lo son todos, pero algunos sí-, no se les ocurriera sacar la navaja o alguna bomba y perturbar la paz de esa Noche, cosa que está siendo ya demasiado habitual en barrios o lugares de muchas ciudades europeas.

    ¿Pero qué diablos está pasando que hasta tenemos que andar escoltados y protegidos para practicar nuestras costumbres y hacerlo hasta con miedo y sin la libertad y tranquilidad con que lo hacíamos hasta hace cuatro días?

    Europa está yéndose literalmente al garete y tomada "por el pito del sereno", mientras tanto, los europeos procuramos ser empáticos, simpáticos y risueños con quienes la están hundiendo.

    Nuestros valores europeos basados en el legado cristiano y en la filosofía grecorromana, se hunden, y mientras tanto, nosotros aplaudiendo cómo este multiculturalismo acelerado, en lugar de ser tranquilo y de manera adaptativa y paulatina, llega arrasando e intentando cambiar nuestras costumbres por otras muy distintas para nosotros y observando impasibles cómo las políticas migratorias suicidas, van a contribuir a destrozar nuestra cuna, como cayera el Imperio Romano a manos de las hordas Bárbaras.

    Tan sólo algunos países como Polonia y Hungría, que tienen la piel escamada de haber sufrido sus horrores más recientemente, están intentando hacer frente valientemente al problema y son los únicos que parecen darse cuenta de esta pesadilla. Por eso mismo, son tildados de homófobos y racistas, todo porque no entran y se rebelan contra los planes del círculo de colores de la Agenda 20-30.

    Y, qué casualidad!, hasta ví lucir ese pin circular y de colorines en la solapa del rey de España, Felipe VI, en la Cumbre del Clima para recibir a los Jefes de Estado Europeos.

    A veces los españoles confundimos el ser buenos con ser tontos.
    ¡¡¡Tamos piraos y pillaos del tó!!! ¡¡¡A disfrutar mientras se pueda que vienen torcidas!!!.

  • De políticos y pavos navideños

    Aunque sé que no es diplomático debatir o compartir temas de política ni de religión, para evitar que aquellos que se sienten ofendiditos hasta cuando el ruido del vuelo de un gorrión les perturba la siesta, no veo por qué, si el cuerpo me lo pide, no puedo expresar libremente mi visión del patio de vecindad en que en mi opinión se ha convertido el tema político, en el que en lugar del respeto, predomina el enfrentamiento y en el que el Congreso parece un corral de pavos luchando para no ser presa de captura y decorar culinariamente la bandeja en la mesa el día de Navidad.
    Así pues, sin más preámbulo, paso a decir lo que en estos momentos, pienso...y como soy cambiante y creciente, mañana puedo opinar lo contrario, porque puedo, quiero y me da la gana.

    Y qué narices!. Parece que siempre es lo mismo. Al Gobierno le ha dado por gastar y gastar, (porque el dinero "no es de nadie", como dicen). Y así saben que luego le va a tocar, al que venga, hacénoslas pasar canutas.
    El actual gobierno Sanchista, cuando ya pase a ser ex-Gobierno, quedará como el mejor y el más dadivoso, para el recuerdo, asegurándose mas tarde una, casi segura, postrera reelección,...eso el Partido Socialista lo sabe, y aunque sabe que a Sánchez ya le queda poco de estar donde está ahora, luego, cuando pierdan el Gobierno, (que no el poder) estarán a la espera, comiendo caviar, que no palomitas, relajaditos, sentaditos, en sus lujosas salas de estar y cobrando sus desorbitados sueldos de exgobernantes, mientras se frotan las manos observando cómo el gobierno pringao de turno que le sigue, intenta solucionar el desaguisado trasladando al infortunado pueblo español la tarea de volver a recuperar lo perdido, con más esfuerzo y trabajo y con los recortes que aquellos tuvieron la cautela de no hacer, para que estos tuvieran que comerse el marrón.
    Asco!
    Y la gente no aprende y les vuelve a elegir como en una rueda sin fin.
    Ya ven, hasta al inefable de Zapatero, que nos hundió en una ruina casi absoluta de la que nos costó salir y a la que Rajoy tuvo que hacer frente poniéndonos a trabajar con recortes y más recortes, que le llevaron al escarnio y a su ruina política, (bueno en parte algo su propia persona, también tuvo que ver), pues eso, que a Zapatero, ZP para los amigos, lo han elevado a los altares casi en "loor de santidad" ¡San Zapatero!...el Patrón de los Dormilones, como se le atribuye, y no sin razón, después de la sesión de ¿¿¿¡¡¡"Narco-lepsia"!!!??? que ofreció en Bruselas a sus homólogos europeos.
    La risa, vamos!
    Pero me fastidia que me incluyan como ciudadana española que soportó a semejante majadero, aunque sea en pro del respeto a la Democracia salida de las urnas, leñe!

    Pues eso, con todo esto se deduce, que lo de "Gobernar" puede ser una suerte o un marrón dependiendo de quién haya sido tu predecesor.

    "Sánchez", no creo yo que repita, aunque ganas tiene, y no por gobernar, y tener que tragarse la m... que él ha sembrado para el que le siga, sino porque el futuro que le espera fuera, puede ser tan negro como enfrentarse hasta a la Justicia por su cuasi ilegal gestión de nuestro encierro durante la pandemia.

    "La Yoli", no es por criticar, pero a mí me da que ganas no tiene muchas, pues parece que sabe, (porque muy, muy tonta no se la ve), que no le interesa mucho meterse a fregar con los trajes de marca que ha descubierto y que le sientan como un guante. Está mejor en la oposición, platicando en medios y revistas de moda...y cobrando sin pringarse nada, claro está.

    De "Casado" ¡Qué decir!? Tan solo dedicarle un verso de consuelo, con todos mis respetos, ya que son palabras dichas por otros y recogidas por ahí:
    "Ay pobrecito Casado!
    a quien llaman: "El Cagado"
    No puede tocar Gobierno
    porque nació fra-Casado"

    "Abascálibur" lo tiene negro también, pues tiene que empezar a quitar la lava que, mal intencionadamente, le han ido metiendo los envidiosos que ven en su ascenso popular un descenso para quienes temen perder sus perspectivas de ganar, colgándole el sambenito de ultraderechista. Que hasta la fecha, nadie ha sabido o ha podido explicar bien en qué consiste ese término atribuido al partido Vox.

    "Ciudadanos" y "Teruel Existe".... ¿¿¿Existen o fue un invento???

    Así que, al que venga, si es que tiene los suficientes arrestos para hacerlo, le deseo mucha suerte, en la parte que como ciudadana me toca. Lo digo, por manifestar mi orgullo o, por el contrario, seguir sufriendo más o menos vergüenza ante posibles futuros "Narco-lépticos" en Bruselas.

    Sean felices estos días, pero por favor, no se atraganten demasiado con tan indigesta comida. Pavo sí, pero con moderación.

  • Jóvenes

    Viendo por TVE las algaradas y contenedores rotos por bandas de jóvenes, me preguntaba una amiga:"¿Pero qué diablos les está pasando a los jóvenes ahora?", "¿Por qué manifiestan tanta violencia, tanto verbal como en hechos?, no lo puedo entender".

    Tienen de todo, les damos dinero para su ocio, tienen libertad, sexo libre, diversión, aprueban sin esforzarse y sin apenas estudiar, móviles y ordenadores de última generación con acceso a un mundo y posibilidades infinitas, tienen cauces para derrochar adrenalina a raudales, deporte, algunos de riesgo, (balconning, etc)...y aún así, no están contentos y responden con mal humor y violencia casi extrema.

    Entre otras cosas, y en nuestro afán por protegerlos, como madres que somos, e intentando buscar en nosotras el origen de estos lodos, estuvimos cuestionándonos la consabida pregunta: "¿Qué es lo que hemos hecho mal?".

    Por supuesto, y cómo siempre, eso era una generalización para los demás padres, pues ya se sabe, que "nuestros hijos propios" y nosotras mismas, ja,ja, ja!!!, quedábamos excluídas y al margen de entrar en esa generalización, pues afortunadamente, los nuestros siempre son los mejores¿¿¿¡¡!!???

    En plan broma surgían comentarios y reflexiones como: "algunos padres tienen lo que se merecen", "nos estamos haciendo mayores y ya estamos hablando como lo hacían nuestros padres", "pues creo que de más pequeños a algunos les faltó ir al cole con la mano marcada en la cara, como hacían nuestras madres si osábamos replicarles a alguna advertencia", "la zapatilla teledirigida ya no se estila", "menos psicólogo y más trabajar recogiendo fruta en verano para pagarse los estudios", "pues un par de añetes de mili rebajaría también pecho al gallo",... en fin lo típico, que cuestiona avances o retrocesos sociales y pedagógicos, que puede ser válido o no, según se mire.

    Lo cierto es que a la carencia de valores actual, pues como siempre, y como cantaba en mi época aquel grupo "Golpes Bajos", corren malos tiempos, le faltan dos ingredientes importantísimos: La Lírica y La Épica.

  • Expertos en "Expertitud"

    Si no me falla la memoria, creo recordar que, corría el verano de 2003 cuando nuestra ciudad sufrió en "carnes propias", que sin personificar se traduciría en tejados, automóviles, persianas, hortalizas, árboles y otros sufribles varios, aquella descomunal tormenta de granizo, que por sus graves daños y el interés causado, hizo que nuestra ciudad fuera noticia en casi todos los medios de comunicación de nuestro país.

    Diríase que hasta el mismísimo cielo, cansado ya de que algunos " lechugas", -término que me parece descriptivo en sí y no asocio al veganismo en absoluto-, es decir, aquellos frustrados que nunca están de acuerdo con lo que acontece o con lo que a cada cual, opinan, les toca sobrellevar, generalizan su malestar, erigiéndose en ideólogos destructores de todo aquello que creen incorrecto, para, partiendo de la destrucción, recomenzar de nuevo según su idea de la perfección del mundo.
    Éstos, agotan sus esfuerzos desde la comodidad del sofá, en dirigir su cansino proceder pidiendo rogativas al Firmamento, para que, textualmente: "Caiga un meteorito, ya!... que destroce todo", por aquello de..."Si todo está fastidiado y no se ajusta a mi realidad, pues todo arrasado, venga!"

    Pues a lo que iba, y siguiendo en lo literario, hasta el mismísimo cielo, pareciera haberles hecho caso, y envió uno bien gordo, que al entrar en la atmósfera se deshizo en miles de añicos, cayéndonos justo encima con toda su rabia en forma de bolas de hielo como si de albas mandarinas celestiales se trataran.

    Aunque no discrepo de los que opinan que la Universidad de la Vida es la que mejor enseña, también defiendo que el esfuerzo, el estudio, la Investigación y la Ciencia, ayudan a aprender en un porcentaje que supera el 75%.
    Lo cierto, es que durante los días, semanas y meses posteriores al impacto, todos nos convertimos (como diría la actual Vicepresidenta Primera del Gobierno -Carmen Calvo-, acuñando un nuevo término jocoso hasta para la RAE), en "Expertos en Expertitud".

    En nuestro afán por arreglar los destrozos de nuestras bombardeadas cubiertas y tejados, los ciudadanos alcañizanos, nos volvimos expertos en albañilería (tratando de encontrar alguno disponible), y manejábamos con soltura la terminología y calidad de las cubiertas, bien fueran metálicas, tejas normales, de PVC, de arcillas refractarias, de vidrio, hormigón, esmaltadas, macho-hembradas, de pizarra, de zinc, etc...
    Todos queríamos poner aquello que nos parecía lo mejor dentro de nuestras posibilidades económicas, para que si volvía a ocurrir, al menos poder hacer frente a los "elementos" con mayor seguridad.

    Los embates que nos da la vida siempre contribuyen a que nuestro interés se fundamente en buscar las mejores soluciones que estén disponibles y a nuestro alcance.

    Pero, ¿qué me dicen del nuevo "meteorito" que se cierne o se ha colado, sin comerlo ni beberlo sobre nuestras sufridas personas?. Si, uno nuevo en forma de virus que como plaga bíblica ha caído sobre una gran parte del territorio de nuestro planeta, destruyendo y arruinando nuestros ánimos, haciendas y vidas.

    Científicos, Médicos, Virólogos, Laboratorios y Farmacéuticas, han centrado su interés denodadamente en busca del mejor remedio que la investigación pueda poner a nuestro alcance, la anhelada vacuna que nos libere rápidamente de este sobrevenido desastre.

    Que lo hayan hecho tan rápido, puede suscitar recelos o dar pie a fundadas o infundadas sospechas y generar intranquilidad. Ahí ya no entro, cada cual es libre de dudar o creer, pero a mi juicio, no tengo ningún fundamento racional para pensar que toda la Ciencia se ha puesto de acuerdo, en confabulación planetaria, para aniquilar a la Humanidad, y en consecuencia, no me queda otra, sino pensar que lo están haciendo con la mejor de las voluntades para librarnos de la manera más rápida y eficaz de este desastre.

    De nuevo, y ante el panorama actual que nos ofrece este nuevo y rimoso año 2021 del siglo XXI, no me cabe la menor duda de que volveremos a manifestar nos, como lo hicimos aquel verano del 2003 y nos convertiremos todos de nuevo en "Expertos en Expertitud" hablando de las vacunas, de su tasa de efectividad, de cuales son las mejores, si la de Johnson&Johnson, Novavax, la india Covaxin, la china Sinovac, la rusa Sputnic V, la de Pfizer BioNTech, la de Moderna, la de Oxford y Astra-Zeneca, la de...

    En fin, que a pesar de nuestra "Expertitud", nos van a inocular la que el Gobierno, atendiendo a razones de economía, rapidez o intereses, que a "zancadas" o a "cagaprisas", haya tenido a bien comprar en cantidad para todos los sufridos españolitos, y hasta para los que no lo son.
    ¡Que sea lo que Dios, la Pachamama o Monesvol quiera! ¡La suerte está echada!, pues los "Expertos en Expertitud" ya lo han decidido, así pues...¡A mandar!.

  • Mirando atrás con nostalgia

    No soy de las que opinan que cualquier tiempo pasado fue mejor, pero...

    El Colacao, ahora, con este sabor a harina mezclada con azúcar y unos pocos polvitos mínimos de cacao, con grumitos -dicen-, así como para ocultar que la harina con agua hace una plasta infumable, pues no, no me sabe igual como cuando lo anunciaba "aquel negrito del África tropical", con menos grumitos pero con sabor negrito de verdad.

    Las mandarinas actuales, no tienen nada que ver con aquellas mandarinas ácidas, con hojas lustrosas y llenas de pepitas, pero con aquel sabor característico a mandarina, mandarina!, que nos comíamos e intercambiábamos en el patio del colegio después de jugar a "Pase misí-pasemisá por la puerta de Alcalá..."

    Y los niños de ahora, ya no se van a dormir cada uno a su cama como los de antes, cuando terminaban de ver desfilar en la TVE a Cleo, Teté, Maripí, Pelusín, Colitas y Cuquín.
    A tan sólo una mirada de nuestro padre, y sin lugar a súplica, era sagrado desaparecer de la salita rápido, cuando Cleo agarraba a Cuquín del brazo y yacían todos dormidos cada uno en su hilera de camitas blandas, porque, los papás, entonces, aprovechaban acurrucados en el sofá para ver las pelis de dos rombos intentando vencer su cansancio laboral para motivarse en fabricar un nuevo miembro que engrosara la lista de " familia numerosa" y con el calorcito generado en el fragor del encuentro, aprovechaban para apagar la estufa catalítica, pues la bombona naranja había que hacerla durar medio invierno por lo menos.

    Ahora el único vástago, rey o reina de la casa, espera dormido en el sofá a continuar durmiendo en la cama de los papis en un feliz co-lecho, para que todos dejen dormir a todos en una mutua "Entente Cordiale". En fin, cosas de las nuevas Pedagogías.

    Ah, y por cierto, visto lo que nos ha traído tanto "Progre-so", recuperar la tradición después de haber renegado en insolente actitud de rebeldía juvenil, y con el tiempo, volver a revivir "lo de siempre", me sabe a gloria bendita.
    Hasta estas fechas navideñas y tras muchos años sin hacerlo, este año he puesto belén y todo por pura convicción y como manda la tradición, ea!

    Así que, cualquier tiempo pasado no es que fuera mejor, sólo distinto, pero si lo de ahora es lo que marca el camino del "Progre-so", aunque me llamen antigua, carca, rancia o cavernícola, como acostumbran a llamar desde ciertos sectores autodenominados "progre-sistas", a otros, que no lo somos tanto cayendo en su lenguaje políticamente progre, o que consideramos que el progreso es algo muy diferente a lo que hoy en día y en lenguaje sociopolítico se entiende como tal, prefiero, al menos, recordar con nostalgia aquellos años que no éramos tan "progres", pero veíamos que nuestros padres con su tesón, paciencia, trabajo y ahorro, hacían "progre-sar"al país de verdad.

  • Otra vez semiencerrados

    No entiendo nada.
    Seis meses más semiencerrados.

    Entradas y salidas de España (tanto por vía legal): -aeropuertos y puertos-, (como por vía ilegal): -pateras-, sin restricciones ni tests preventivos.

    No hacen tests sistemáticos generalizados a todo el mundo, ni han pensado en aislamiento preventivo sólo a los afectados, ni en realizar un buen rastreo de posibles contagiadores. Por algún sitio leí que el ejército se brindó a ello para ayudar en el seguimiento de rastreo.

    Hostelería semicerrada, Centros de Salud telefónicos, y sin ampliar líneas, por lo que es una odisea que te cojan el teléfono. Oficinas administrativas con cita previa y mamparas, pero colegios "a tope", bien pegados pero con las ventanas abiertas, para que las corrientes y el frío que llega, nos ayude a resfriarnos y ya nos acabemos de volver locos a la hora de discriminar si el estornudo es Covid o un simple resfriado.

    En Wuhan, China, exportador de la pandemia, ya están haciendo vida normal sin haber hecho tanta restricción y aquí cada vez estamos peor. Si las medidas restrictivas anteriores sirvieron de bien poco, puesto que estamos en lo mismo o peor, ¿por qué no se fijan en lo que han hecho los países en que la pandemia está prácticamente superada en lugar de aplicar lo que está demostrado que no sirve?.

    Dejando aparte nuestro carácter latino, extremadamente social, cariñoso y sobón, que influye bastante a la hora de guardar las distancias, pienso que si consiguiéramos interiorizar un cambio de conductas más correctas, aunque sólo fuera durante esta mala racha y por precaución, ayudarían bastante a la hora, también, de evitar posibles contagios, y en ello creo estamos de acuerdo, pero sólo hace falta poner un poco de nuestra parte, o incluso hacérselo ver a nuestro contertulio, de buenos modos, si llegara el caso, y evitando ofender o sentirnos ofendidos.

    Pero lo de llegar a este extremo de nuevo, otra vez semi-encerrados, de verdad que no lo llego a comprender.
    Sólo se me ocurre una cosa, y es que tienen razón los que afirman que están utilizando la excusa de la pandemia para tenernos de nuevo quieto-parados, para que no podamos relacionarnos ni intercambiar, ni protestar, tan sólo asumir que todo lo hacen "por nuestro bien", dando a entender que somos unos irresponsables y que si no fuera por ellos nunca sabríamos cómo salir de ésta.

    Pues, mira, no se cómo lo verán ustedes, pero yo cada vez veo más el lado oscuro, y ya me da por pensar que quienes manejan todo este tinglado de los encierros y desencierros necesitan más tiempo para llevar a cabo mejor y sin gente ni público por el medio para llevar a cabo con toda la tranquilidad del mundo sus propios planes y sus rocambolescos fines, que como las Meigas, "Haberlos haylos".

    Por todo ello, no entiendo nada de todo esto,....o sí lo entiendo?. Piensa mal y acertarás.

  • Y va para largo

    ¿Por qué nos comportamos como si esto del Coronavirus fuera algo del pasado?
    ¿Por qué nos lo tomamos con mucha más tranquilidad y no tomamos tantas precauciones tanto al salir como al entrar en nuestras casas?
    Está claro que estamos hartos de esta historia y ansiamos la libertad que con esta mierda del covid nos ha sido arrebatada y ya hacemos como si no, como si esto estuviera superado. Hasta incluso, a veces, jaleamos y nos queremos creer las teorías liberadoras y justificables contrarias a la realidad, las que afirman que todo ha sido un engaño, que esto no mata, que la gente se moría porque era su hora y por otras enfermedades, sólo que además tenía también esta especie de gripecilla tonta.
    Pero...
    La realidad es la que es. Preferimos no creer a quienes afirmaban que esto sería largo, muuuuuuyy largo.

    En Aragón estamos ahora como en abril y mayo, estamos mal, demasiado mal. ¿Por qué actuamos como si no pasara nada?
    Si no caemos muertos como moscas es porque los "reventados" sanitarios a quienes apenas hemos dejado ni descansar, pues en esta tregua propiciada por el encierro obligatorio, ellos han estado recibiendo instrucciones, adecuando espacios, estudiando protocolos. Por eso ahora, tienen más mecanizada, estructurada y trabajada la situación protocolaria y la manera de llevar a cabo el trabajo. No están tan desbordados por esa razón, han asumido su cambio estructural a la hora de afrontar su día a día con esta guerra, que sigue ahí y es la misma, sólo eso.

    Pero, aquí no pasa nada. Nuestras cervecitas en el velador con los amigos, no pueden faltar, que para eso estamos en la calle, y total, son de casa. Ellos, como nosotros, todos somos de fiar. Llevamos la mascarilla en una oreja, por si vemos a la policía, poderla ajustar rápido, pero no hay que temer, que no multan ni nada, lo dicen sólo para asustar...¿de verdad?. Y lo de las distancias, tonterías, que si alguien tose, el bicho se queda tapado, además, es verano, caramba!
    Ahora no hay resfriados, ni gripe vulgar, ni de ninguna letra A, B, C, ni aviar, ni caviar. Hace calor y el calor...achicharra a todo bicho viviente, hala!

    Pues no, señores!!!
    Esto sigue aquí, esto afecta y mucho. No perdona, ni a gente mayor, ni a jóvenes y tampoco a los niños, que eso es lo más grave, pues aunque no manifiesten síntomas, no sabemos nada del virus y tampoco si les va a dejar secuelas en sus pulmones en un futuro.

    En Aragón estamos mal. Los afectados cada día se incrementan y, de momento, ya tenemos más de 123 casos de contagiados entre nuestro personal sanitario. Cuando no quede nadie en los centros de salud y en los hospitales para atendernos, nos apañaremos buscando remedio a nuestros males en alguna página de esas de internet. Que ha dicho Sánchez, que la red funciona perfectamente, y que ahora con la 5G, ya no vamos a necesitar ni médicos...sólo personal funerario.

  • Hemos hecho los deberes

    La mayoría hemos seguido al pie de la letra todas las recomendaciones dadas por ese "supuesto comité de expertos médico- científico, inexistente".

    -Hemos estado confinados en casa.
    -Hemos cerrado nuestros negocios o paralizado nuestros trabajos, revisando nuestra economía por si esto se alargaba "ad aeternum", como así está siendo.
    -Hemos estudiado, trabajado, y enseñado a nuestros hijos de manera telemática.
    -Hemos tenido a nuestros hijos alejados de guarderías, colegios, universidades y zonas de recreo y ocio por temor al bicho y por estar todo cerrado.
    -Hemos salido sólo a las horas y en las condiciones obligadas. Guardando distancias de seguridad, usando geles hidro alcohólicos, llevando mascarillas e incluso confeccionándolas al modo casero, cuando no podíamos salir ni a por gomillas ni telas.
    -Hemos limitado nuestra asistencia en aforos, entierros, y visitas a residencias.
    -Hemos salido a la compra semanal armados con la guerrera, guantes y cascos como si fuéramos a un campo de batalla a librar una lucha contra una futurista guerra bacteriológica y con el temor siempre, de no traernos un intruso a convivir con nuestra familia, pues nos habríamos sentido terriblemente culpables de haberlos puesto en riesgo por un vil descuido.
    -Hemos cancelado citas médicas y revisiones periódicas de menos gravedad por temor a acudir a Centros de Salud y hospitales.
    -Hemos cancelado nuestros planes, viajes, reuniones, fiestas, celebraciones.
    -Hemos limpiado nuestros hogares de manera exhaustiva y aprendido acerca de mil y un productos desinfectantes.
    -Hemos lavado y frotado nuestras manos hasta casi erosionarlas, como si nos fuera, literal, la vida en ello.

    Lo hemos hecho casi todos, excepto los cuatro chulillos de siempre que se veían más guapos llevando la mascarilla colgada de la oreja a modo de pendiente, a quienes por cierto, no guardo rencor, pues en cierta manera, casi es comprensible después de tanta espera, y también excepto....

    ...Los políticos, que ellos han hecho lo que han querido, como hacen siempre, pero así, con todo el mundo encerrado, con la boca tapada y sin protestar por miedo, pues mucho más tranquilos.
    Lo que sí han hecho, y de maravilla, ha sido:
    LAVARSE las MANOS.

    -Se han lavado las manos, pasándole la papeleta a un supuesto "Comité de científicos y médicos expertos" (que en realidad ha sido Illa y Simón...y res mes).

    -Se han lavado las manos, pasándole el marrón y las decisiones a las CCAA, cuando se trataba de una pandemia mundial y se supone que era el Gobierno Central quien debía estar llevando el control, el mando y la coordinación, manejando las riendas, sobre todo cuando hemos perdido cerca de 50.000 compatriotas, miles de empresas, e incrementado el paro en cantidad astronómica.

    -Se han lavado las manos, pasándoles la responsabilidad a la ciudadanía, ahora, que si surgen más rebrotes es porque sabemos mejor, porque se hacen más tests, que el bicho sigue aquí, que nunca se ha ido y que va a tardar muchísimos años en irse, con vacuna o sin ella.

    Sigan lavándose las manos, falta les hace, pues ni con el mejor jabón del mundo se podrán quitar de encima, ni la desidia, en prever lo que venía, ni la incompetencia a la hora de aprovisionar material, infraestructura y personal para los hospitales, ni la dejadez para no mantener una buena coordinación a nivel de administraciones, ni las cifras del número de contagiados y muertos que se ocultaban y se malinformaban a los medios de comunicación con el espúreo fin de intentar ocultar su ineficacia a todos los niveles.

    No se de qué se ríen. No se por qué se aplauden. Nosotros hemos hecho los deberes...y ustedes???.

  • Mojo Picón dedicado a Pablo

    Viendo a Pablo Iglesias en alguna de sus intervenciones en el Congreso, observo que la estrategia de sus discursos, que otrora escupían una arenga, rozante en lo agresivo, desde su estrado universitario, y para su adolescente alumnado, ahora, casi siempre, ese discurso consiste en llenar el Hemiciclo con el eco de palabras imbuidas de un aura inmaculadamente eclesial y litúrgico, hablando con preciosos sustantivos que irradian valores épicos, y que, si no salieran de su boca, sonarían a música celestial con corifeo de angelitos y querubines a compás del órgano. Palabras como: "Mejora social", "solidaridad", "fraternidad", " anticorrupción", etc....

    Pronunciadas todas ellas en un tono suave, bajo, grave, circunspecto y beatífico, cual si fuera el mismísimo Obispo de Sigüenza ofertando su magistral prédica epistolar desde el púlpito catedralicio.

    Ya no engaña a casi nadie, salvo a los muy incautos, que por desgracia aún queda alguno, y si sus "afines", más cercanos, los que todavía no le han abandonado, le siguen, puede ser más bien, por el "talón" que por convicción.

    Hasta el mismísimo Jesucristo, si volviera, le echaría con ganas del templo como a un vulgar mercader charlatán, pues de todos es sabido que "no es lo mismo predicar que dar trigo".

    A pesar de su inteligencia demostrada, porque hay que reconocerle que, tonto, no es, (aunque haya copiado y aprendido modos visionando series en Netfix o HBO), no es consciente de que su mesiánica estrategia oratoria, si no conjuga acorde con la evidente realidad de su praxis, puede convertirse y de hecho deviene en la más ridícula de sus trápalas.

    Con la edad, una se va volviendo escéptica y ya no confía en mercachifles vendedores de ningún bálsamo, que no esté científicamente comprobado, ni en salvadores que no vistan uniformes de acreditado servicio social y humanitario.

  • De duelo

    No veo para nada la tv, entre otras cosas porque, como expliqué en su día, mi familia, en su afán de moderación, tiene por costumbre poner el volumen, para mi hipoacusia, excesivamente bajo; y como por desgracia todavía no he aprendido ni he tenido interés en aprender a leer en los labios, pues no me entero de nada, me aburro y me voy con mi móvil como si fuera un chaval de 16 encerrado en su cuarto con los cascos puestos.

    Pero estos días de encerramiento y cada vez que paso de refilón por delante del televisor, me ha llamado la atención un detallito en la pantalla superior izquierda. Y es que, en lugar de encontrarme un lacito negro, que sería lo propio en estos tristes y terroríficos días, que rindiera homenaje a todas las víctimas que esta maldita pandemia se está llevando, y que sería lo propio; pues me consta que tienen lazos de todos los colores, rosas, amarillos, morados...pero ¿y el negro?.

    ¡Caramba!

    Lo sorprendente es que, en su lugar, me encuentro esta infantilona frase:

    ¡Lo estamos consiguiendo!.

    Digo lo de infantilona, porque en mi trabajo con los pequeñines, es una frase de ánimo recurrente, que siempre utilizamos cuando pretendemos estimular el ánimo y la autoestima de los niños. (Me niego a poner y -niñas-, pues sigo utilizando el plural genérico como bien aconseja la RAE por más que se empeñe la secta "políticamente-correctiva" de mi departamento).

    Luego, la vuelvo a leer, y la repito en voz baja:..."Lo estamos consiguiendo", y me vuelvo a preguntar: ¿De verdad pretenden hacernos creer que así nos animan?, ¿Pretenden estimularnos para que se diluyan todas nuestras angustias?, ¿o nos tratan verdaderamente como si fuéramos críos a quienes un papá protector debe dar palmaditas de aliento para ayudarnos a no caer en la melancolía y en el desánimo?

    Y como este encierro obligado a que nos tienen sometidos a todos ya me está perturbando demasiado, me está volviendo conspiranoica, y me hace ver demonios por todas partes, pienso si subliminalmente esa frasecita esconde mucho más de lo que expresa, y me pregunto: ¿Será verdad?, ¿lo están consiguiendo?.

    Desgraciadamente, el día a día y el devenir de los acontecimientos, que cada día sorprenden, por la extrañeza de las noticias, el recorte de libertades, la censura notable en medios y redes, y las situaciones peculiares y anómalas que se intuyen viendo y leyendo entre líneas, me conducen a pensar que sí, efectivamente, sea lo que sea:
    ¡Lo están consiguiendo!.

  • De guerras y reyes

    En estos días en que estas terribles circunstancias nos han regalado un tiempo extra para ponernos a reflexionar y leer con más calma, gracias a las redes, lo que a la gente se le va ocurriendo en sus encierros, observo que se vuelve a cuestionar la figura del rey.
    Este rey, que para bien o para mal, sigue ahí, sentado en el trono, y en carne mortal pero, a diferencia de los demás mortales, su figura será reencarnable en alguna de sus herederas.

    Pues bien, como cuando se está ocioso y desde lejos, todo el mundo sabe arreglarlo todo, como si fuera Super Mario Bross, unos Braman con caceroladas desde los balcones, y los menos festivaleros se limitan a pedir por las redes, que se acabe su reinado y que haga las maletas, vamos, que ven el momento que estaban esperando para abolir la monarquía y hasta se creen el mismísimo Robespierre porque ven que su discurso ha ganado unos cuantos likes brillando en su pantalla del móvil.

    Otros, en cambio, ven en él, como al héroe al que todos necesitan asir su mano para ser salvados de cualquier desgracia, cuando la baraja pinta en bastos. Vamos, algo así como un Supermán, Spider o un Capitán América a la española.

    Estos últimos, no paran de pedir que en su calidad de Jefe de Estado, levante sus reales posaderas del trono, esgrima el cetro y dando un "cetrazo" en la "Mesa Redonda" emulando al Rey Arturo, llame "A Capítulo" tanto a este Gobierno de coalición Sánchez e Iglesias, como a la Oposición Casado, Abascal y Lady Arrimadas. Y que tanto a estos "Caballeros" como a la "Dama" les haga entrar en vereda, les obligue a jurar sus espadas y que juntos salven al reino de España, que para eso se les nombró caballeros, pero que muevan silla presto, que ni estamos en Cámelot, ni esto es ningún cuento de caballerías, tenemos un enemigo muy real, con corona y todo, se llama Coronavirus y está diezmando a nuestra gente.

    De momento y como en todas las luchas y guerras a través de la Historia, siempre acaba siendo el pueblo llano, quien armado de palos, horcas, aperos...y ahora mascarillas caseras y epis con bolsas de basura y mucha solidaridad, son los que siempre acaban siendo nuestros verdaderos salvadores, enfrentándose al enemigo en primera línea de batalla.
    Sean todos ellos loados y aplaudidos con todas nuestras fuerzas, pues para qué queremos caballeros si ya tenemos héroes.

  • Tolerancia y Urbanidad

    Dicen que en España no sabemos lo que es la tolerancia, que debemos aprender de otros países, por ejemplo, de algunos países europeos, que se supone más evolucionados que el nuestro.

    Pues bien, ese pensamiento se paseaba por mi cabeza esta misma noche mientras, camino a los contenedores y cargada con mis dos bolsas de basura ordinarias, una de "inclasificables al verde" y otra de "reciclados al amarillo" porque "el orgánico" lo guardamos para el huerto y el "papel y vidrio" lo dejamos aparte y cuando hay mucho lo acarreamos en viaje motorizado...a pesar de, por otro lado, incurrir en contaminación por diésel (que santa Greta nos perdone).
    Sigo,...mientras, cargada como digo, en mi camino y viendo a mis pies, tirados por el suelo botellines de plástico, bolsas comerciales, envoltorios y papeles por doquier; como una ingénua y porque me quemaba la vista al ver todo eso por allí, he tenido a bien irme agachando, a pesar de la lumbalgia que los años de trabajo y la edad han dejado como firma testimonial en mi sufrida espalda, e ir recogiendo basuras cual si fuera una inocente jovenzuela con trenzas y cestita, como Caperucita, en bucólica salida por el bosque en temporada de níscalos.

    Y no solo eso, también mi cabreado pensamiento andaba maldiciendo el proceder de dos guarros energúmenos que, precediéndome en el trayecto, iban arrojando lapos sin un mínimo de pudor mientras intercambiaban entre ellos frases y palabras que rozaban el nivel de decibelios permitidos, y que, a pesar de mi diagnosticada hipoacusia oía perfectamente, pero que por mi escaso conocimiento políglota, a pesar de mis cursos de francés en el bachillerato y algún qué otro de inglés, ya de más adulta, no lograba descifrar ni traducir, pero seguro que el tema no trataba de respeto, ni de higiene urbana, doy fe de ello.

    Estoy segura, que en ninguno de los países europeos con que comenzaba este relato, tendrían la "tolerancia" ante la poca urbanidad y la suciedad que se consiente en el nuestro. Y que a esos dos energúmenos como describo, les habrían tapado la boca con una hoja de diligencia en papel en el que estuviera impreso el importe de una buena multa, antes de arrojar su inmundicia al suelo.
    Insisto, aquí sí somos tolerantes. Demasiado, diría yo.

  • Greta y el planeta

    Acerca del tema del momento y a la vista del revuelo que se ha organizado con la visita de Greta Thunberg, a la Cumbre de Madrid con motivo del llamado Cambio Climático, y sin entrar en las apreciaciones y debates que todos los medios han sacado a relucir sobre este tema, como por ejemplo, que es tan solo una niña, que si está manipulada, que si debería estar en el colegio, o ya entrados en meollo científico, lo que los negacionistas opinan de que si lo del cambio climático es una patraña, que si el Co2 no es contaminante, etc, etc....

    Al margen de esos comentarios, o de entrar en teorías científicas de las que no puedo opinar por desconocimiento didáctico, me gustaría expresar algunas apreciaciones que todo este alboroto gretero me han propiciado.

    Puedo entender a Greta. Es una niña preadolescente y en edad de gustar de esa popularidad, cuya personalidad en formación es susceptible de cualquier manipulación, como cualquier otro chico a su edad. Todos hemos pasado por esa etapa y disfrutamos bebiéndonos a tragos lo que la vida nos va descubriendo, sin demasiado análisis y sin la calma necesaria que se requiere para averiguar la mella que esas vivencias nos pueden causar.

    Puedo entender a sus padres, aunque me cueste bastante, ya que yo no lo haría, que aprovechan el filón económico que puede favorecer a su hija, con un cierto grado de Asperger, para que su futuro sea menos incierto y que en cierta medida pueda ayudarla a paliar posibles dificultades.

    Pero, la verdad, lo que no logro entender es a los "gretinos" que la siguen. Que están siguiendo todo este montaje o barullo formado a su alrededor, siguiendo, así, porque sí, al son de pito y tamborrada, porque ahora es esto lo que toca bailar.
    Decididamente, la gente, en masa, parece como si necesitáramos seguir siempre juntitos tras algún líder que nos marque el camino, seguir a famosos o mesías de cualquier pelaje para sentirnos como que formamos parte del grupo, para no desentonar ni "significarnos" demasiado, para no parecer un offsider. Eso estaría mal visto y parece ser que empodera más sentir el calor de grupo.

    Creo que es cierto que existe un cambio climático, de hecho en mi más tierna infancia he sufrido de sabañones, debido al frío, las nevadas y aquellos terribles carámbanos helados que colgaban de los aleros y que amenazaban con partirme el cráneo en mi camino al colegio. Ahora los inviernos son más suaves.
    También creo, que la sociedad en general, no se si debido a la abundancia material y a una deficitaria educación ambiental, estamos contribuyendo a una mayor acumulación de residuos, basuras y desperdicios que en mi época infantil no se veían ni por asomo, ya que a nivel personal, teníamos más conciencia de las carencias y de cuánto costaba conseguir cualquier cosa, y así sin ser conscientes de ello, todos contribuíamos más en el reciclaje sin saber que lo hacíamos indirectamente por el planeta.

    Pero sin entrar en si soy negacionista o no, mi teoría de observadora de "taburete", me dice que la Tierra es un planeta vivo, que depende del calor del sol para sobrevivir y puede estar sufriendo las fluctuaciones que el astro rey le imponga, y que al estar vivo, también le tocará morir como a todo quisqui. Y también me dice que sólo la ingeniería, el capital invertido en ello y la tecnología, podrán servir de "paliativos" para que a los terrícolas que les toque vivir y morir en ese tránsito, no se les haga tan terrible y penoso el óbito. Afortunadamente, creo que yo no viviré para verlo.

  • Ha corrido para llegar a tiempo

    Ha corrido para llegar a tiempo. Tanto trajín es de infarto. Había que buscarle nombre y ha sido fácil. Parece ser que como predije que se llamaría, se ha acabado llamando, el novísimo partido del ambicioso y resentido niño Errejón: "Más País", por aquello de querer ser más, que "Más Madrid", y abarcar un cachito más de terreno. Vamos, puestos a abarcar, lo extendemos a toda España, pero decimos País, así, sin que se note demasiado y sin nombrar la palabreja, que decir así de golpe " Más España", podría ser "¡demasié p'algunos!".

    Lo dije de chiripa y acerté, va a estrenarse envolviéndose con la bandera "Rojigualda" ¿paradójico, no?. Ha visto que últimamente la patria vende, y la "Tricolor", mejor guardarla y dejarla de momento sólo para el atrezzo de la última peli de Amenábar y enésima de nuestra recordada guerra, la eterna Guerra Civil.
    Pero, ojo!, Errejón ya ha avisado que ellos "si utilizan la bandera es por patriotismo, eh?, que ellos son Patriotas, pero de los buenos, que quede claro!, no como el pérfido Abascal y los fachas de VOX, que la utilizan por "franquismo", faltaría más!!!.

    En fin, ya lo estamos consiguiendo de nuevo, sabía que duraría poco, pues desenterrando al "Caudillo", se acabaría enterrando a cambio el Consenso conseguido por unos años, y que firmaron, llamando "Transición" al evento, aquel puñado de hombres sensatos en el 78 y España, la "innombrable" para algunos, y como bien definió Machado, en sus "Cantares" con aquel: "Españolito que vienes al mundo, te guarde Dios, una de las dos Españas ha de helarte el corazón", puede volver de nuevo a desenterrar a los dos bandos, aunque esta vez y por razones estratégicas, enarbolen la misma bandera.
    ¡No aprendemos, cachis!!!.

  • Y sus señorías al sol

    A las puertas de la gran crisis nacional y también europea que se nos viene encima -y no es que sea una agonías ni la alegría de la huerta, lo se, no porque sea economista, sino porque leo-, no me parece nada bien que nuestros políticos, a quienes estamos pagando un pastón, se larguen de vacaciones, así con todo su morro, sin tener ni repajolera idea de qué van a hacer para afrontarla. Yo creo que en el fondo están cagaos y saben que al pringao que le toque bregar con la nave hispánica, lo va a tener difícil. Aunque dudo que la manada de irresponsables que nos ha tocado en suerte, salvo alguna honrosa excepción sepa muy bien el lío en que la caprichosa economía nos va a atascar a todos.

    Pues bien, a estas alturas, aún siguen sin formar gobierno porque eso sí, en este país verbenero, las vacaciones son sagradas y en agosto "tutti chiuso per ferie", como dirían nuestros colegas italianos, que también les va la siesta y la tumbona como buenos latinos.

    Tampoco es que los echemos de menos, pues si como me temo, cuando vuelvan van a seguir jugando a la rueda de sillas y si no "no teajunto" en lugar de sentarse todos, pero todos sin dejar ninguno fuera, pensar en ponerse seriamente a trabajar, abrir la ventana y al ver la madre de todas las tormentas que se cierne en el horizonte ponerse a desarrollar las mejores ideas para entre todos hacerle frente, pues dicen que la mejor manera de disolver enemistades es tener un problema común donde todas las manos son necesarias.

    Pero no caerá esa breva, pues cuando sus señorías tengan a bien regresar, luciendo el moreno playero y la emoción poltronera de inicio de curso seguirán con el "a ver quien pilla cacho" y "si yo te doy...tú me das".

    Europa también está fastidiada, pues el tema de la salida británica la ha dejado medio tuerta y la economía europea se ha puesto a temblar. El BCE ya no está para prestarnos más dinero, con la deuda que tenemos y la cual ya hemos hecho extensiva también hasta nuestros nietos (me congratula al menos no tener ninguno -de momento-), aunque el que los tenga no se libra de dejarles esa herencia.

    Así pues, este es el panorama, y nuestros próceres están a verlas venir.

    Lo que salga de este entuerto de sillas y cambalaches lo va a tener crudo para gobernar, pues aunque no quiera, va a tener que hacer recortes en todo lo recortable, no le va a quedar otra, salga el PSOE con el centro derecha o con la ultra izquierda.
    Aunque la única verdad verdadera es que la granizada nos va a pillar de lleno a los de siempre y además con el paraguas viejo y agujereado que nos dejó la anterior tormenta.

    ¡¡¡Sálvese quien pueda!!!

  • Lo escribí hace tiempo

    (Si este escrito llega tarde porque la cosa ha cambiado, pues la actualidad se renueva a velocidad supersónica, pues, a perdonar, lo escribí antes).

    Todos quieren estar pero ninguno se decide. El partido Sanchista PS (que dicen se llama así porque se le han caído las letras de O obrero y E español), no puede formar gobierno. Parece ser que casi nadie le "ajunta", unos por lo de la O, otros por lo de la E, y nadie se atreve, bien porque no se fían, bien porque quieren más poder. Unos días parece que ya está y al día siguiente, de lo dicho, na.
    Como hago boicot a las teles sectarias (y no hay ninguna que no lo sea) pues hace ya un tiempo que no me entero de cómo va el asunto.
    Si la cosa sigue así, todo apunta a que habrá que votar de nuevo. En realidad no se para qué, porque los "piñón fijo" votan siempre lo mismo una y otra vez.
    A mí esto de ir a votar me divierte. Antes ni me molestaba en ir, ahora me lo paso pipa. Eso de ver la mesa con todo el tenderete de papeletas expuestas gritando al unísono: "A mí, a mí, cógeme a mí". Y a mí, -valga la redun- que me da penica dejarlas ahí y despreciarlas, empiezo a picotear de todas, como si de un buffet libre a base de ricos y apetitosos canapés se tratara, no me gusta despreciar a ningún pobre tipógrafo de imprenta, que se ha tomado el trabajo de editarlas para que ese día todas estuvieran puntuales allí, caramba!
    Además, me encanta observar cómo algún cotilla de los que pululan por la zona, intenta especular sobre cual de ellas va a ser mi preferida. Pobrecillo, si supiera que una vez me meto en la cabina me pongo a jugar con ellas a "pito pito, gorgorito" o a intentar meterlas todas en el sobre, calculando si después el grosor va a permitir su entrada por la ranura urnal, (ja,ja que mal ha sonado eso).
    Bueno, de momento así está la cosa. Si alguien de la peña se entera de algo más, que me avise. Lo digo más que nada por si me cambian el colegio electoral, que en el mío ya le tengo pillada la medida a dicha "ranura urnal".

    (A ver, para quien se haya tomado la molestia de leer esto hasta el final, le diré que al escrito le he echado un poco de Literatura, y que, la verdad, cuando llega el día D y la hora H, ciertamente: " Hago lo que quiero, porque puedo y repica el torero, portero peliculero. Full").

  • Pensemos

    Pensando y pensando, pienso. Y pienso en posibles trabajos para nuestros jóvenes. ¿Qué podemos tener en el futuro si ya casi hemos tocado techo en cuanto a productos de consumo? Coches, teléfonos móviles, ropa, envases plásticos, vidrio.
    Cuando la materia prima se acabe ¿qué haremos? ¿con qué combustibles haremos funcionar todo lo que se mueve, nos comunica, nos alimenta, nos viste o nos calienta?

    Aragón es extenso. Hemos llegado a investigar si nuestro suelo puede esconder alguna mina de minerales sin explotar ¿coltán, gas, buen carbón, o quizás petróleo?

    Insisto, Aragón es extenso y se pueden ubicar en su suelo cientos o tal vez miles de paneles solares. Molinos de energía eólica. Y lo más importante fabricas de reciclaje, el empleo del futuro. Recuperar de nuevo telas, algodón, lana, papel, plástico, vidrio, recuperar materiales metálicos de desguace, materiales de teléfonos móviles, ordenadores, televisores, frigoríficos...

    ¿Que reciclar en fábricas todo eso contaminaría el aire?. Puede que sí. Pero, desde Ayuntamientos, colegios y asociaciones amigas de la Naturaleza, también se podrían promover anualmente plantaciones de árboles o reforestación de montes que contribuyeran a regenerar la atmósfera y ayudaran a atraer las lluvias.

    No hay agua. Tenemos un Pirineo precioso con rica nieve que bien encauzada podemos aprovechar. Tenemos el Ebro, el río de España que más agua lleva.

    Planifiquemos un buen Plan hidrológico para aprovechar el agua al máximo. Limpiemos los cauces de los otros pequeños ríos, como el Guadalope, el Bergantes, etc... para que sus crecidas sean aprovechadas y no se malgasten inútilmente anegando campos.

    Uff!!! Cuánto trabajo!!! ¿Pero no decíamos que en Aragón no hay trabajo???

    Pues sí, hay mucho trabajo, pero es mucho más cómodo estar a verlas venir, sentaditos en el velador de un bar y quejándonos de que aquí nadie quiere venir a montar empresas. Que si no hay infraestructuras, que si los políticos no mueven el culo para ir a Madrid a mendigar que alguien haga algo desde allí. Que nos sigan pagando con subvenciones y preferir contemplar campos de amapolas en lugar de sembrar y fructificar nuestros campos. Que nuestros hijos sean unos buenos ingenieros agrónomos y desarrollen sus ideas y su trabajo en cualquier país de Europa en lugar de verter sus ilusiones y su sabiduría aquí, en su propia tierra y en la de sus padres y abuelos.

    Esa ha sido siempre nuestra postura: Derrotista.

    También cainita, pues si algún convecino nuestro ha pretendido montar o crear algo, en lugar de recibir apoyo, lo que ha tenido más bien, han sido críticas, envidias y palos en las ruedas.

    O cambiamos la mentalidad y nos ponemos manos a la obra, o a hundirnos todavía más en la miseria, pues el maná sólo cae del cielo en algún remoto lugar literario de las Sagradas Escrituras.

    Pensemos pues, que pensar es gratis.

  • Geseronlinepate

    Dícese de la carrera más prometedora del futuro inmediato.
    Este acrónimo se traduce como: Gestor de Servicios on Line para la Tercera Edad.

    Pues no es una tontería, no, porque lo que antes podía gestionar casi cualquier abuelito a poco que estuviera meramente informado, como resolver papeles en su banco, citaciones en la S Social o gestionar su declaración de la renta en las oficinas de Hacienda, todo eso se acabó. Ahora la tecnología se impone, y lo que antes con tanta amabilidad te resolvía una "persona humana" detrás del mostrador, es agua pasada.

    Ahora hay que ser un experto en mover el dedito sobre la pantalla de tu móvil, tecleando números, a pesar de que notas que tu hábil psicomotricidad fina ha dejado de ser tan precisa por los temblores que te produce el Párkinson.

    Notas que la incorregible Presbicia unida a Cataratas a la espera de cirugía y tu incipiente Alzheimer te juegan malas pasadas, al visualizar y confundir la larga lista de números que debes recordar en órden y sin equivocarte.

    Tampoco puede ayudarte esa amable señorita que como un duende mágico se esconde en las tripas de tu móvil y que con una voz aterciopelada responde a tus requerimientos, cuando, apurado, y nervioso por la mala fijación de tu dentadura postiza, logras a duras penas balbucear un socorro, y le dices: "Siri, por favor, ¡ayúdame! , ésto me desborda", pues tu sordera y la mala calidad de la pila de tus audífonos, que siempre tiene la mala pata de acabarse cuando más se necesita, te impide siquiera utilizar ese mínimo recurso pseudo humano que podría paliar de alguna manera ese cuadro desolador de los que les ha tocado vivir la transición entre un pasado que no acabamos de dejar y un futuro para el que todavía casi nadie está lo suficientemente preparado.

    Así que ya saben, jóvencitos tecnológicos, abran sus oficinas y rotulen sus negocios con este nuevo acrónimo, pues un ejército de personas ávidas y desesperadas por conseguir ayuda de este tipo les estará esperando.

    Quién me iba a decir a mí que añoraría al funcionario de toda la vida, aquel con manguitos negros, enfrascado entre papeles y que tras una diminuta ventanilla a la cual habías accedido tras horas de hacer cola, te pedía justo el papel que no llevabas y entre dientes refunfuñando te decía: ¡Lo siento. Vuelva usted mañana!

Página 1 de 2

Image