Opiniones

Opiniones

¿Declaras correctamente tu alojamiento turístico?

La figura de vivienda de uso turístico (VUT) está regulada en Aragón desde el año 2015 y
desde que en 2010 Motorland Aragón albergara por primera vez el campeonato del mundo de
MotoGp el número de viviendas ha crecido exponencialmente. Para el que no sepa que es una
VUT decir que es aquella vivienda cedida por su propietario, directa o indirectamente, a
terceros, de forma reiterada (dos o más veces en un año) y a cambio de una contraprestación
económica, por un periodo de tiempo continuo igual o inferior a 31 días.
Queda bastante claro lo que es, pero lo que no tiene tan claro la gente es como se declaran los
ingresos que se generan con esta actividad no empresarial. En la fiscalidad de las viviendas de
uso turístico interviene el factor de la aparición de una tercera persona (empresa gestora) y la
prestación o no de servicios hoteleros, como por ejemplo el servicio de limpieza. Es algo lioso
de explicar pero lo voy a resumir para ver si se entiende con claridad los tres posibles casos.
Primer supuesto; el propietario cede su VUT directamente al cliente final. En este caso la
operación estará exenta de IVA y la factura llevará un IVA al 0%. Si se prestan servicios
hoteleros, la factura ha de llevar un IVA del 10% y el propietario liquidará trimestralmente este
IVA.
Segundo supuesto; el propietario cede su VUT a una empresa gestora que se encarga de
gestionar la cesión de la vivienda. En este caso el propietario emitirá factura a la empresa
gestora cuyo IVA será el 21% y el propietario liquidará trimestralmente este IVA. Al mismo
tiempo la empresa gestora que cede la vivienda al usuario final aplicará en la factura el 10 %
de IVA si ésta presta servicios propios de la industria hotelera. Si no los presta, la cesión al
usuario final estará exenta de IVA.
Tercer supuesto; el propietario cede su VUT al usuario final, pero lo hace a través de un
intermediario. Este caso es una mezcla de los dos anteriores. La cesión la está haciendo el
propietario al usuario final pero hay en medio un intermediario. En este caso el intermediario
emitirá factura al propietario del inmueble por la comisión que éste debe pagarle más el 21%
de IVA. El propietario emitirá factura al usuario final con un 10% de IVA en el caso en que se
presten servicios propios de la industria hotelera. Si no los presta, la cesión al usuario final
estará exenta de IVA.
Espero no haber asustado a nadie con tanto IVA por aquí y exento por allá. Al final es lo que
marca la legislación y su desconocimiento no nos exime de su cumplimiento. Solo tienes que
tener claro en cuál de los tres casos te encuentras y saber si declaras correctamente tu
alojamiento turístico.

www.alcañizflats.com

El final de la dictadura cubana

Hace siete años estuve viviendo un mes en Cuba. Hablando con mucha gente. Con más o menos vehemencia casi todos, incluidos algunos destacados miembros del Partido Comunista, me hablaron de la falta de libertades.
Hace unos años los homosexuales eran perseguidos como los mayores delincuentes. Llegó un día en el que la hija de Raúl Castro dijo que no había que perseguirlos y llegó a organizar unas “maricolimpiadas”. Los cubanos me contaban: “hace unos años ser homosexual estaba perseguido, hoy raro es el día en el que se emite una película sobre homosexuales y dentro de unos años será obligatorio serlo”. Esta frase tiene mucha enjundia, pues da a entender que los cubanos aceptaban que había que ser y defender lo que los dirigentes decían y defendían.
Estuve en Cienfuegos, ciudad, mientras se celebraba el aniversario de la muerte del comandante Camilo Cienfuegos. Los estudiantes lanzaban flores al mar en su recuerdo. Casualmente, cerca de donde me encontraba hubo un pequeño tumulto. No supe qué pasaba hasta más tarde cuando me lo contaron. Cuatro o cinco personas salieron gritando “Libertad”. Los detuvieron inmediatamente, antes de que yo me diera cuenta. Lo cubanos me comentaban que estaban locos, que estaban de acuerdo con ellos, pero que los iban a torturar, que los iban a encerrar y que posiblemente no se supiera más de ellos. Aunque no fuera del todo cierto, eso indicaba el temor que había entre la población. Mientras me hacían este comentario, inesperadamente cambiaron de conversación. No lo entendía. Luego me lo explicaron, aquél es un confidente. En Cuba es tanta la miseria que se puede ser confidente por una docena de huevos a la semana.
Había miedo, mucho miedo y cada uno iba buscándose la vida o su sentido de la libertad como podía.
Hoy he podido ver por las noticias que la gente se ha lanzado a la calle. Muchos de los que pensaban que estaban locos aquellos cuatro o cinco que protestaron cerca de mí han dejado de tenerlo. El final de la dictadura está cerca.
No quiero extenderme más. Me gustaría que para entender lo que es posible que pase en Cuba quien lo desee lea cómo fue el final del dictador rumano Ceaucescu.

DE SEXOS Y GÉNEROS

Tras meses de enfrentamientos entre los dos partidos socios del Gobierno y con el
feminismo histórico en contra, el Consejo de Ministros ha aprobado el Anteproyecto de Ley
Trans y Derechos LGTBI que reconoce la autodeterminación de género. Desde los 16 años,
se podrá cambiar de sexo y nombre en el Registro Civil y el DNI con la simple declaración
de la persona interesada sin los dos años de hormonación, preceptivos en la actualidad, y
un informe médico. Entre los 14 y los 16 años, los menores deberán estar asistidos por sus
representantes legales; entre los 12 y los 14, podrán modificar el nombre pero no el sexo
para lo que será precisa la autorización judicial; con menos de 12 años, solo se autorizará
mudar de nombre. Esta medida puede dar lugar a situaciones chocantes como el que
condenados por violencia de género adopten el otro sexo para cumplir penas más laxas o
quienes lo hagan con el fin de superar pruebas físicas –no tan exigentes para las mujeres-
requeridas en el acceso a ciertas profesiones. O los fichajes en los deportes femeninos.
También, se reformará el léxico. Ya no habrá madre y padre sino progenitores gestante y no
gestante y la viuda será cónyuge supérstite. Se está trivializando el problema de la transexualidad,
que va más allá del mero cambio registral de la identidad sexual.
Debería preocuparnos que las ideologías traten de imponer su verdad sobre la Ciencia, la
Gramática y la Historia y regulen nuestras vidas privadas. Hace unas semanas, un profesor de un
instituto de Alcalá de Henares fue suspendido seis meses de empleo y sueldo por afirmar que,
únicamente, existen dos sexos, el masculino y el femenino. El docente explicó a sus alumnos de
ESO, que, de los 64 cromosomas humanos, dos, los sexuales, determinan si se es hombre o
mujer. Los hombres nacen con los cromosomas XY y las mujeres con los XX y, aunque se puedan
transformar su fisonomía mediante tratamiento hormonal y cirugía, genéticamente, seguirán
portando los cromosomas XY o XX. Esta realidad biológica, ahora, es negada aduciendo que,
sobre la diferencia sexual, se ha ido imponiendo, a lo largo del tiempo, una estructura cultural de
desigualdad que confiere a los hombres una hegemonía al que las mujeres están subordinadas.
El sexo ha sido sustituido por el género del que, de momento, se han etiquetado hasta 37
identidades diferentes y es decidido por cada persona. El Estado intervendrá a las familias si los
padres no respetan la “expresión de género” de sus hijos. Como afirmó G. K. Chesterton: Llegará
el día en que será preciso desenvainar una espada por afirmar que el pasto es verde.

¿Sabemos lo qué comemos?

Hablar de Teruel es hablar de jamón, pero jamón de calidad. Digo esto porque la Denominación de Origen Protegida Jamón de Teruel / Paleta de Teruel", fue la primera denominación de origen de jamón de España y tercera del mundo allá por el año 1984. Creo que por algo será. Pero, ¿sabemos reconocer un autentico jamón DOP Jamón de Teruel?
Por desgracia, aún siendo una provincia productora de jamón, todavía hay mucha gente que no sabe distinguir un jamón curado del autentico jamón DOP Jamón de Teruel. Os voy a decir en las tres cosas en las que os tenéis que fijar para que no os den gato por liebre. La primera es que tiene que llevar la estrella Mudéjar marcada a fuego en la corteza, la segunda es que tiene que llevar la vitola numerada en la zona de la caña (este precinto es inviolable y codificado) y por último tiene que conservar la pezuña. Si vais a comprar un jamón y no tiene alguna de esas tres cosas, eso quiere decir que no es jamón DOP Jamón de Teruel.
Todos sabemos que la calidad hay que pagarla, pero nuestro jamón tiene una relación calidad-precio excelente. El rendimiento que se le puede sacar a un jamón, si está bien cortado, es del 50 % al 55 %. Del sabor ya ni hablamos, porque no tiene que nada que ver con otros jamones. Sabe a jamón bien curado, poco salado y cuidado durante todo el proceso.
Digo esto porque no puedo evitar sorprenderme, sobre todo cuando llega la época de Navidad, al ver a mucha gente en las grandes superficies comprar jamón. Las ofertas de jamón amontonado en palets a un precio que a veces no llega los 25 €, me asombra año tras año.
Entiendo que todo el mundo no puede permitirse comprar jamón a según que precio, pero yo valoro más la calidad que la cantidad. Por el precio de un jamón DOP Jamón de Teruel, te puedes comprar 3 o 4 jamones de los otros, pero... ¿sabemos lo qué comemos?
https://cortadordejamonbajoaragon.es/

 

ESTOY HARTA

Desde el mes de febrero del 2020 el monotema, política aparte, es el jodío virus que nos tiene a todos acogotaos.
Yo creía que con el tiempo que ha pasado, la información que tenemos, la que nos dan y la que buscamos (bendito internet), todos estábamos más o menos concienciados de lo malísimo, lo peligroso, lo contagioso y lo mortal que es.
Pues parece que no. Ha llegado el verano, el fin de curso, y como las hormigas que vuelven a su hormiguero cuando se barrunta tormenta, hordas de estudiantes han tomado rumbo a Mallorca a darlo todo. Una vez terminado el curso han creído que por haber aprobado tenían patente de corso para hacer lo que les viniera en gana. Botellones, macrofiestas sin mascarilla…
Los viajes, ante la negativa de los profesores a organizarlos (ellos si han sido conscientes del peligro), han sido preparados por los propios estudiantes y por sus papás: Mando a mi hijo (menor de edad) a Mallorca, en un viaje organizado en el que la agenda está llena de visitas culturales: La Catedral de Palma, el castillo de Bellver, Marivent, las cuevas del Drach, Manacor, para comprar una perlas para mamá. No van a beber hasta el coma etílico, ni a intercambiar fluidos con quien se pueda, ni a ir a macrofiestas sin mascarilla, que al aire libre ya se puede ir sin ella, (ah!, no, que no se tiene la distancia de seguridad… Bueno yo estoy con mi grupo que son gente sana, además soy joven e inmortal…)
Luego el virus hace de las suyas… y todos protestando que están secuestrados… en un hotel de 5 estrellas, con vistas al puerto deportivo… Y los padres… esos padres dolientes porque sus cachorros están sufriendo una injusticia supina y no los dejan seguir con sus juergas ni volver a casa…. Me dan una pena…
La mayoría de la gente sigue teniendo cuidado, protegiéndose y protegiendo a los suyos, pero estos descerebrados no son conscientes que el virus sigue entre nosotros, que los que ya tenemos una edad estamos vacunados, pero ellos aún no, y pueden contagiarse y a su vez contagiar a los demás, incluidos sus familiares. Y lo saben, pero a ellos y a sus padres les ha dado igual… Y nos han puesto a TODOS en peligro.
¿Es para estar harta?

Preservar la oscuridad para observar los colores que oculta

¿Quién no recuerda de niño, esas noches de verano donde nos sentábamos a las afueras del pueblo a observar el cielo junto con amigos que venían a veranear?

Alguno de ellos exclamaba: - ¡En la ciudad donde vivo no se ven tantas estrellas!

Y es que ahora con las noches de verano, apetece salir a “tomar la fresca” y observar ese manto de estrellas, la Vía Láctea, constelaciones, … que nos envuelven en las noches donde la Luna deja de ser la protagonista.

Nuestros cielos de Teruel albergan un patrimonio único gracias a la baja contaminación lumínica, resultado de la despoblación.

No es posible tener esta calidad de cielo en sitios o ciudades muy iluminadas ya que la propia iluminación generada nos impide ver las estrellas y objetos menos brillantes.

¿Volvemos a la normalidad?

Empiezo escribiendo aquí recogiendo el guante de mi estimado profesor de historia de BUP, al igual que hizo hace unos días mi ex-compañero de clase y amigo, Alejandro Reche. Y lo hago al mismo tiempo que se inicia este verano de 2021, un verano que la sociedad encara con entusiasmo y escepticismo a partes iguales.

Y es que para que engañarnos, todos tenemos ganas de llevar una vida normal, después de meses de incertidumbre y mucho sufrimiento, familias rotas, personal sanitario agotado, empresas en bancarrota, la crisis del COVID19 ha dejado a muchas personas tocadas, y el deseo de reconstruir la sociedad es unánime. Pero yo me pregunto ¿qué es la normalidad? ¿la que disfrutábamos antes de marzo de 2020? ¿realmente regresamos a ella?

Lo que está claro es que esta pandemia ha marcado un antes y un después. Y que a partir de ahora vamos a hablar del mundo pre-COVID19 y del mundo post-COVID19. Estoy segura que soltar las mascarillas, la distancia social y la vida casi monacal de estos últimos meses va a ser mucho más complejo de lo que podríamos imaginar para una gran mayoría de ciudadanos. Pero claro está la economía pesa mucho, muchísimo, y no se puede perder otro verano más.

Además en este tiempo pandémico la realidad ha estado siendo ciertamente distópica. Para mí, una seriéfila empedernida, han sido meses donde el miedo me lo ha generado más la situación anómala (calles vacías, estanterias de supermercado sin papel higiénico, ausencia de abrazos, confinamientos territoriales,...) que el propio virus, que para que engañarnos también me daba auténtico pavor. Y es que en cierto modo al salir de casa en muchas ocasiones tenía la sensación de estar viviendo alguna de las escenas que tanto me habían impactado en los primeros capítulos de “El cuento de la criada”, la serie distópica por antonomasia de HBO o en “Years and years” serie británica de línea similar. No desvelaré detalles por si algún lector no ha tenido la oportunidad de verlas.

En cualquier caso y aún con todo, el buen tiempo, nuestro carácter mediterráneo, un considerable ritmo de vacunación y el consecuente avance hacia la inmunización de grupo, hacen que nos relajemos más en nuestro día a día, aunque las noticias insistan en que no nos lancemos demasiado deprisa. La variante Delta es ahora la encargada de amargarnos a más de uno el café de la mañana.

Y como guinda del pastel, el confinamiento forzoso de los estudiantes en Mallorca, que a parte de dar material para cantidades ingentes de “memes” en internet, se ha convertido en la comidilla de todos los corrillos twitteros, en la portada de los noticiarios nacionales, y sin duda ha abierto la veda para el debate de si estamos acelerando demasiado esta vuelta a la normalidad, o si por el contrario debemos seguir usando la prudencia como ciudadanos responsables y echar el freno.

Y es que para una aragonesa, del Matarraña en concreto, que ha tenido que estar meses sin pisar su tierra y sin ver a los suyos, creedme que no hay cosa que desee más que volver a la normalidad pero sin liarla parda de nuevo y si llegan nuevas olas que sean al menos más sencillas de surfear esta vez.

Otros artículos de opinión

Image