Opiniones

Opiniones

Violación

Y va Elías Bendodo, como otras autoridades a la contra, y lanza su fanfarrona filípica, contra Ángela Rodríguez, por frivolizar sobre liberar o reducir pena a condenados como violadores. Cientos, dirá Luis del Pino en es.radio, tras apuntar que son 160, matizar luego 180, hasta la fecha, que se sepa, que él sepa, en clara exageración. El tiempo ha jugado a su favor, ya que figuran ya 244 y subiendo. Claro que como ávidos de información, no descuidamos que condenados, no es lo mismo que autores materiales, ni cómplices, ni colaboradores necesarios, ni encubridores, ni alentadores, ni tolerantes, ni beneficiarios. Es más, la mayoría de las condenas recaen; con todo el peso de la ley (aquí poner la voz engolada -exageradamente grave o enfática- como el mago de Oz, aquel farsante); sobre inocentes de los cargos que se les imputan, a veces procedentes de denuncias de ladronas redomadas, naturalmente, falsas. "Vamos, buscad algo con lo que ir a por esos que han visto los crímenes que cometemos nosotros, y si no encontráis, lo inventáis" Con lo que, no es descartable, y sí muy probable, por encima del 50%, que los tratados como violadores, sean en realidad violados, sometidos a la fuerza, y no sólo sexualmente, que también, de forma continuada, reiterada y contumaz, si no especialmente en lo referido a patrimonio y descendencia, extensible al resto de seres queridos. O sea que la reincidencia está instalada en la parte demandante, denunciante o querellante, y no en quien reunió los medios y formación para acoger una posible descendencia, hasta preparados para asumir la infertilidad y hasta las malformaciones imprevisibles, sin que el aborto caprichoso sea una opción. Y oímos a otra parte carroñera, de asociación de jueces, fiscales, abogadas, psicólogas, letrados de la administración de justicia, o similares, que cuando consiguen que la mujer denuncie, no le garantizan campar a sus anchas, con dinero y patrimonio robado y por robar. Digo esto y no, vivir tranquilamente, porque lo que no consiguen, ni pretenden, es que la mujer les demuestre que no ha robado ni agredido, ni pretende robar ni agredir. Y que le han robado o agredido, descartando que ella iniciara las hostilidades, lo que convertiría posibles agresiones en defensa propia, tratándose de igualdad en el tipo de medidas para repelerlas. Y huyan de quienes hablan de aumentar recursos, ampliar plantillas, utilizar herramientas a disposición de las mujeres, incluso desmantelar el ministerio de igualdad y dedicar el presupuesto asignado a policías y otros intervinientes, porque no quieren erradicar las violaciones sexuales, porque para eso basta con educar en casa y donde obligan a ir a las personitas, que violar es repugnante e impropio de las personas, repetido y tratado con distintas historias, mil y una veces.

Obras

Quedan apenas cuatro meses para las elecciones municipales y los pueblos y ciudades de España se han llenado de obras, en ocasiones innecesarias mientras que otras que sí lo son no se emprenden. Por lo general, estos trabajos se demoran hasta el final de las legislaturas para que los gobiernos locales puedan demostrar y presumir de algún resultado en su gestión. En la mayoría de las comunidades se celebrarán también elecciones autonómicas. Y las generales, en diciembre, data en que está prevista la inauguración, por fin, del hospital de Alcañiz que, con total seguridad, contará con la presencia de las más altas autoridades desplazadas, naturalmente, hasta donde sea posible en falcon que no contamina y no contribuye al cambio climático. Se dice que todos los años deberían convocarse elecciones de algún tipo pues los gobernantes de cualquier cota administrativa nos ofrecen a la ciudadanía el oro y el moro para captar nuestro voto. Aunque ya se sabe que las promesas de los políticos en las campañas electorales son humo y solo los muy sectarios que pululan por cada partido se las creen y, lo que resulta más penoso, justifican su incumplimiento.

El tiempo vuela y las noticias y polémicas se suceden tan vertiginosamente que se tapan unas a otras sin darnos tiempo a escandalizarnos. Los expertos en el tema -estos sí existen- son muy hábiles en desviar nuestra atención de lo que realmente interesa y manipularnos y anestesiarnos. Pero el nivel baja cada vez más. Una canción que una artista dedica como venganza a su expareja se convierte en primera noticia en los medios de comunicación y en las redes sociales.

O la separación de una señora archifamosa por desconocidos méritos y un premio Nobel pregonada a bombo y platillo un 28 de diciembre. Al principio, creí que se trataba de una inocentada como las que antaño, en tal fecha, colaban en broma los periódicos e informativos de radio y televisión; siempre caía algún alma cándida y descubrir el gazapo se convertía en un divertimento. Hoy, por el contrario, diariamente se publican en serio inocentadas y la mayoría picamos. Preocupados en estas simplezas, nos van colando absurdos y desafueros y nosotros callados mirando para otro lado sin enterarnos o sin querernos enterar. Poco nos pasa.

Tengamos un poco de paciencia. Pronto dejaremos atrás este lapso de palabrerías y promesas vanas que suelen quedarse en nada. Tampoco es que seamos mucho de leer y recordar los programas electorales de los partidos a fin de poder pedirles cuentas al final de su periodo de mandato. Lo dicho. Paciencia y, dentro de cuatro años, otra vez. Obras y buenas razones.

Va por ti, San Antonio

Estamos en época de hacer balance, y cómo no? Vamos a hablar de un tal "Antonio", que durante tres largos años lleva sentado en el trono español, saltando por encima de la Ley e incluso del Rey, y para ello, y por si se me olvida algo, a modo de extracto, me voy a ayudar plasmando algunos comentarios extraídos de gente que, como yo, está trinando en las redes.
Dejando a parte su vida personal, en cuanto a sus preferencias sexuales, pues a mí lo de si está casado con Begoña o el circuncidado Begoño, no me interesa lo más mínimo, allá cada cual con sus gustos y placeres que la vida son dos días.
El meollo viene por otros derroteros, como apuntan estos comentaristas de las redes y con los que casi estamos todos de acuerdo. Así pues, vamos, sin más dilación, a exponer a modo de lista breve los detalles por los que Sánchez-Antonio pasará a la Historia, a parte de por ser el famoso "Desenterrador" de Franco, pues de exponer todo lo que esta observadora de taburete va encontrando por ahí, se haría insufrible por extenso. Ahí van algunas de las prendas con las que podemos vestir a este santo -y que el verdadero San Antonio, me perdone, que no van para él-:

- El famoso "Comité de Expertos" que nunca existió.
- Elecciones con ¿¿tongo?? con su amigo INDRA. ¿Fuiste o no fuiste el más votado?
- La reunión Histórica con la bandera de España al revés, y no por despiste, sino por encargo a modo de estúpida gracieta, porque otra cosa no sabe hacer, de su amigo, el por aquél entonces "pelopantén coletero".
- Inventar un nuevo ahorro energético quitándose la corbata.
- Colocar a enchufados sin oposiciones con la Ley del "Si estás tres años de interino te hago fijo sin oposiciones"... Y los que se lo hayan currado estudiando...mala suerte, otra vez será y a presentarse de nuevo.
- No pactare con...No indultaré a...No podría dormir con...
- Las famosas maletas de "La Delçi", repletas de dinero robado a los pobres venezolanos, siguen escondidas en algún lugar...y lo sabes!
- La peor gestión de la pandemia de todos los países desarrollados.
- Destrucción del Estado de Derecho y de las Instituciones.
- Récord de Gasto Público. En la que los pobres de siempre tienen que mantener a toda la mamandurria inoperante.
- Récord de Deuda Pública. Que no van a poder pagar ni nuestros nietos, con lo que les va a suponer de recortes en un futuro muy próximo.
- Récord de Inflación. Verás la que nos va a meter Europa por ello.
- Récord de subidas de precios: Combustibles, Gas, Electricidad, Cesta de la compra.
- Récord de pérdida de productividad del sector privado y destrucción de empresas...y empleo, que a pesar de que en la tele, tu Ministra nos venda Recuperación, sabemos que nos miente como si fuéramos gilipollas.
-Récord de Legislación a favor de los delincuentes, con ayuda de otra Ministra incompetente: Violadores, pederastas, ocupas y ladrones (de mano sucia y de guante blanco).
En fin, cada uno que añada más porque quitar, no se puede.

Un árbol de Navidad

Para despedir estos días de tanta fiesta me ha parecido buena ocasión fotografiar esta nebulosa conocida como la “nebulosa del árbol de Navidad” o “nebulosa del cono”, por su singular forma triangular que describe la silueta de un árbol navideño engalanado con esferas de colores.

Vándalos

En un viaje a Roma, subí a la cúpula de la basílica de San Pedro. El esfuerzo del ascenso vale la pena. Desde arriba, las vistas resultan espectaculares y ofrecen la oportunidad de descubrir el interior de la ciudad del Vaticano y sus jardines. Al contemplarlos, alguien comentó: “¡Qué bien viven los curas!”. Y pensé para mis adentros: “Este jardín, en nuestra tierra, no dura ni una semana”.

Primero, porque no valoramos ni protegemos lo que es de todos y segundo, por la desidia de los encargados de gestionar su mantenimiento. Así lucen nuestros parques y jardines.

Hace ya tiempo, los alumnos de la escuela taller que se organizó en Alcañiz, realizaron una serie de mejoras en el cerro de Pui-Pinos; se rehízo la fuente de las ranetas, se abrieron nuevas escaleras para comunicar los paseos y se añadieron diversos elementos ornamentales. Poco después, esos hatos desustanciados que pululan por el pueblo y que, de tanto en tanto, hacen exhibición de su inmadurez e incivismo, causaron numerosos daños, entre ellos a las ranas. A día de hoy, todos los batracios sufren graves desperfectos; incluso falta uno. Cuando se restauraron los torreones del muro de Santiago se instaló una nueva iluminación que también acabó víctima del vandalismo de estos grupúsculos. Al igual que el tejado del lavadero de Santa María junto al puente nuevo. Lo destrozaron a pedradas. Lo penúltimo fueron las pintadas en varios edificios recién restaurados. Descubiertos los autores, estos contribuyeron a su limpieza.

Hemos asimilado los grafiti como algo normal, propio de estos tiempos, aunque hemos de reconocer que ensucian y degradan las ciudades y parajes. Y Alcañiz no iba a ser menos.

Fachadas y lugares emblemáticos como Pueyos, los torreones, el entorno de la excolegiata y la fuente de san Joaquín son objeto del maltrato que no respeta nada. Bueno, sí; las casas de los autores. Seguro que ahí no abocan su “creatividad”. Por otra parte, algunos de estos escribidores no parecen ser muy jóvenes pues proclamas como “Otan no, bases fuera” nos retrotraen a los años 70 y 80 del pasado siglo. Durante años, en la antigua estación de autobuses, se mantuvo un “Gora Eta” sin que la corporación municipal del momento eliminara esta muestra de enaltecimiento del terrorismo.

A todos, salvo a unos pocos, -a la vista está- nos gustaría una ciudad limpia y cuidada de la que pudiéramos presumir con orgullo y nos duele la lamentable situación y suciedad de muchas de nuestras calles. Este esmero y atención depende ante todo de la municipalidad pero también de los ciudadanos. Si todos colaboramos, conseguiremos el Alcañiz que queremos.

Un juguete, una desilusión

Todos los años antes de las fechas navideñas Radio Nacional de España y diversas empresas hacen una campaña con el eslogan “un juguete, una ilusión”. Mucha gente, compra un bolígrafo (el bolígrafo solidario, lo denominan) con el que se financia la compra de juguetes para niños que no pueden adquirirlos ellos o sus familiares.

La campaña mueve y conmueve a gente solidaria pensando en dar una alegría a esos pequeños. Los compradores, sin ninguna duda, son personas que desean llevar una alegría a niños necesitados.

Es el paradigma de la sociedad de consumo con todos sus defectos.

Primero. Los niños no necesitan juguetes para jugar y divertirse. La pobreza no está reñida con la diversión. Los niños para divertirse y jugar necesitan tiempo libre. Todos hemos jugado al escondite, al tres en raya, a carreras, a muñecas con mazorcas de maíz y cientos de juegos más que además de diversión proporcionan una función social de relación.

Segundo. Que a un niño se le facilite un juguete, en muchos casos, si no lo rompe, sirve para el juego solitario en vez del colectivo. Si lo rompe o lo comparte, el mal es menor. Lo peor es que le sirva para jugar a él sólo o para ser el poseedor de un bien que otros niños no tienen.

En cualquier caso el juguete está sirviendo para crear su necesidad de consumo. Cada año querrá un juguete, la necesidad de consumo habrá entrado en sus venas.

Tercero. Si fuera necesario un juguete para un niño, tendría sentido que el dinero destinado al bolígrafo se diera íntegramente al niño, sin más intermediarios consumistas. ¿Por qué hay que fabricar, comercializar y vender un bolígrafo? Todo ese proceso supone un consumo absurdo, grande e innecesario. Se pague por el medio que sea a la empresa fabricante de bolígrafos, supone un derroche tremendo de materiales y recursos.

¿Alguno de los que compran necesitan realmente un bolígrafo? Y si necesitaran un bolígrafo, ¿sería ese?

Llegado a este punto, el socialista solidario de turno dirá aquello de que es necesario mantener los puestos de trabajo de las personas que hacen los juguetes y de los que hacen los bolígrafos. Pues no. No hacen falta, ni lo que producen, ni su trabajo.

(Extraído del libro: “En defensa de la destrucción de empleo”
https://www.amazon.es/defensa-destrucci%C3%B3n-empleo-otras-cosas-ebook/dp/B0714R4C5B/ref=cm_cr_arp_d_product_top?ie=UTF8)

Ultramarinos

Los que ya pintamos canas y/o tenemos rala la capa capilar recordamos las tiendas de ultramarinos, nombre dado a “los géneros o comestibles traídos de la otra parte del mar, y más particularmente de América y Asia, y en general a los comestibles que se pueden conservar sin que se alteren fácilmente”, según definición de la RAE. Los supermercados que han ido sustituyendo a las tiendas de barrio siguen vendiendo productos de ultramar aunque ya no se llamen así. Se puede comprobar fácilmente pues, hoy día, es obligatorio indicar en la etiqueta el origen de los alimentos que adquirimos si bien a veces se nos cuelan subrepticiamente los componentes.

Llega la Navidad y nos enteramos de que la mayoría de los turrones están elaborados con almendras de Norteamérica y miel de China, productos ambos de peor calidad que los nuestros.

Importamos naranjas de Sudáfrica y de Egipto mientras en los campos valencianos, muchas veces, se dejan sin recoger pues los agricultores pierden dinero. Además, estas frutas foráneas no reúnen los requisitos fitosanitarios que se exigen a los agricultores españoles. Es comprensible que los alimentos procedentes de países menos desarrollados cuesten menos que los nacionales pero que los frutos secos y legumbres, por ejemplo, de EEUU, una economía con un nivel de vida mucho más elevado que el nuestro, sean más baratos que los cultivados aquí por muy tecnificadas que estén las explotaciones… Tampoco es explicable la política de España y de la Unión Europea que está dañando gravemente la agricultura y la ganadería del continente y que nos hace depender de terceros países. No solo nos empobrece sino que, en caso de conflicto, como el de la guerra en Ucrania, padeceríamos, innecesariamente, escasez y encarecimiento de los alimentos.

Si la actividad agraria deja de ser rentable se abandonará con lo que la población emigrará agravándose el problema de la España vaciada. Pero esto no preocupa al Gobierno –o quizás es lo que busca- en su imparable imposición de la Agenda 2030. La penúltima exigencia es que se deje sin cultivar casi la mitad del terreno de las fincas de frutales para cuidar la “cubierta vegetal espontánea o sembrada". Esta medida se añade a otras como la realización de un registro para cada animal de rebaño detallando sus paseos diarios por el campo, la limitación en la extensión de los pastos, una significativa reducción del uso de fertilizantes tradicionales asequibles, etc. Con la advertencia de que, para acceder a las ayudas económicas, será preciso cumplirlas al pie de la letra.

Y el Consejo y el Parlamento Europeos acaban de acordar que debemos reducir aún más el consumo de carne de vaca, café, soja y cacao para evitar que el planeta se quede sin árboles.

Comer se va a convertir en un lujo, los ultramarinos inclusive. Y el pobre Juan Valdés, en el paro.

Otros artículos de opinión

Image