• Campos de colza

    Dicen que en abril aguas mil, y la verdad es que razón no falta. Llevamos una temporadita que a los que nos gustan las estrellas tenemos que mirar para otro lado.

    Pero si algo tiene el agua y el sol es que los campos se engalanan y se visten con sus mejores colores, cosa que no podemos dejar pasar por alto.

    Un ejemplo de ello son los campos de Colza que tenemos junto a la carretera de Calanda a Alcañiz, un manto de flores de metro y medio que tiñen el campo de amarillo.

  • Las Grutas de Cristal

    Ahora que se acerca el buen tiempo a uno le entran ganas de empezar a salir y recorrer mundo, pero mucho más allá de eso tenemos el más acá, quiero decir..., que no hace falta ir muy lejos para poder ver las maravillas que tenemos cerca de casa.

    Un ejemplo de ello son las Grutas de Cristal en la localidad de Molinos, una enorme cavidad que se creó sobre arenas, margas y calizas del cretácico superior (100m.a. – 72m.a.) y sobre conglomerados, areniscas y arcillas del oligoceno-mioceno (40m.a.- 23m.a.).

  • El caballo y la flama

    El universo no deja de sorprendernos con colores y formas caprichosas que son imperceptibles al ojo humano.

    Gracias a una cámara de fotos junto con el equipo apropiado podemos captar toda esa información invisible para el espectador.

    El artículo de este mes quizá sea algo más pesado y técnico que en otras ocasiones, pero pretendo de este modo describir esta imagen y así comprender el origen de los colores que la forman.

  • Siete hermanas

    Este mes vamos a hablar de las “Siete hermanas” no refiriéndonos a una localidad del País Vasco ni a una película con el mismo título.

    En esta ocasión, con Siete Hermanas nos referimos a Las Pléyades, un cúmulo de estrellas visibles en el otoño e invierno. En la Antigüedad, se creía que sólo quienes tenían una vista privilegiada podían verlas todas.

    Según la mitología griega. Las Pléyades eran siete hermanas: Maia, Alción, Astérope, Celeno, Taygeta, Electra y Mérope. Sus padres eran Atlas, un titán al que el dios Zeus había encomendado la tarea de sujetar la tierra, y Pléyone, la protectora mitológica de los marineros.

  • Nebulosa Orión

    Comenzamos este viaje hacia el 2022 con la gran nebulosa Orión, es una de las más brillantes en el cielo y de las más fáciles de fotografiar ya que incluso puede ser divisada a simple vista con unos prismáticos durante los meses de invierno.

    La Nebulosa de Orión es parte de una enorme nube de gas y polvo, llamada nube de Orión, vista en el centro de la constelación de Orión.

    Se encuentra a 1.350 años luz de la Tierra y tiene un diámetro de aproximadamente 24 años luz.

  • Un cometa llamado Leonard

    Desde tiempos inmemoriales, los cometas son uno de los fenómenos que más ha fascinado a la humanidad, tanto por su rareza como por su belleza. Históricamente, se les ha considerado mensajeros de importantes nuevas, debido a sus apariciones esporádicas, irregulares y, en principio, impredecibles.

  • Equinoccio de otoño

    La palabra equinoccio procede del latín y significa «noche igual», lo que hace referencia al día y la noche de aproximadamente 12 horas cada uno y que tienen lugar solamente en los dos equinoccios del año, el de otoño y el de primavera.

    A través de la historia, diversas culturas y civilizaciones alrededor del mundo han celebrado las fechas que representaban un cambio de estación. Al conocer las fechas del equinoccio, los agricultores podían preparar los suelos para la siembra de las semillas.

  • Andrómeda

    Si el mes pasado hablamos de la galaxia en la que vivimos, la Vía Láctea, ahora toca el turno de nuestra galaxia vecina, Andrómeda.

    Andrómeda, sin duda es otra de las protagonistas de final de verano y uno de los objetos celestes más fotografiados por aficionados junto con la Vía Láctea y Orión, dado que los tres son fácilmente visibles con cámaras de fotos e incluso con prismáticos.

    A simple vista tiene un tamaño aparente en el cielo equivalente al de 4 lunas.

    Es una galaxia espiral con un diámetro de doscientos veinte mil años luz y es el objeto visible a simple vista más lejano de la Tierra. Está a 2,5 millones de años luz.

    andromeda-juan-carlos-peguero

    Fotografía de la galaxia Andrómeda

    Parámetros de la foto: ISO 800, focal 480 mm, apertura F6, tiempo exposición 186 min.

    Cámara Canon 200D astromodificada

    Si en 2018 supimos que el sol está destinado a convertirse en una nebulosa que va a engullir la Tierra dentro de 10.000 millones de años, recientes estudios han concluido que el funeral de nuestro planeta no tendrá que esperar tanto....

    Hace ya tiempo que sabemos que, debido a su enorme gravedad, Andrómeda y la Vía Láctea, (los dos gigantes del grupo Local formado por una treintena de galaxias que viajan juntas a través del espacio), están destinados a chocar algún día a una velocidad de 300 km/sg, algo que cambiará por completo nuestro entorno cósmico. ¿Cuándo sucederá?

    Afortunadamente no creo que estemos aquí para contarlo puesto que este gran evento tendrá lugar dentro de unos 4.500 millones de años. Las dos galaxias se unirán en una sola, aún más grande, que los astrónomos han bautizado ya como 'Lactómeda'.

    ¿Dónde y cuándo podemos observar a Andrómeda?

    En sitios alejados de la contaminación lumínica y con luna nueva.

    Si nos encontramos en el hemisferio Norte, a partir de agosto y durante todo el otoño podremos observarla sin problemas incluso con unos prismáticos donde veremos un borrón luminoso cerca de Casiopea.

    ¿Cómo fotografiar Andrómeda?

    Esta foto es fruto del trabajo conjunto con mi buen amigo Paco Serrano.

    En esta ocasión se ha utilizado un telescopio apocromático de 480 mm de distancia focal y una apertura equivalente de F6.

    Para inmortalizar Andrómeda hemos acoplado al visor del telescopio una cámara canon 200D astromodificada con un sensor APS-C que nos dará una distancia focal resultante de 750 mm., equivalente a la que podríamos conseguir fotografiándola con un teleobjetivo.

    Para poder rescatar todos esos colores e información del espacio, hemos tenido que realizar 37 fotos de 5 min. de exposición cada foto que luego hemos apilado en un programa especifico de edición de Astrofotografía: PixInsight

    Para este tipo de fotografías siempre es necesario montar el equipo sobre una montura ecuatorial que contrarreste el movimiento de rotación de la tierra y así hacer el seguimiento al objeto que queremos fotografiar, de lo contrario aparecerían trazas de estrellas y borroso.

    Instagram: @juan_carlos_peguero_baeta

  • Camino de leche

    Pues aquí estamos un mes más al hilo del artículo anterior, pero esta vez hablando de la protagonista de las noches de verano, “La Vía Láctea”.

    El nombre de Vía Láctea es muy antiguo y tenemos que remontarnos a mucho antes de la llegada de las luces eléctricas a la sociedad, en la que todos los seres humanos tenían una vista preciosa sin obstáculos del cielo nocturno.

    El nombre de Vía Láctea deriva del griego Kiklios Galaxios que significa "camino de leche" y concretamente del mito del infante Hércules y la diosa Hera, quien, al apartarlo mientras amamantaba, derramó su leche materna por los cielos. Era imposible pasar por alto la enorme banda lechosa de estrellas que cruzaban el cielo.

  • Preservar la oscuridad para observar los colores que oculta

    ¿Quién no recuerda de niño, esas noches de verano donde nos sentábamos a las afueras del pueblo a observar el cielo junto con amigos que venían a veranear?

    Alguno de ellos exclamaba: - ¡En la ciudad donde vivo no se ven tantas estrellas!

    Y es que ahora con las noches de verano, apetece salir a “tomar la fresca” y observar ese manto de estrellas, la Vía Láctea, constelaciones, … que nos envuelven en las noches donde la Luna deja de ser la protagonista.

    Nuestros cielos de Teruel albergan un patrimonio único gracias a la baja contaminación lumínica, resultado de la despoblación.

    No es posible tener esta calidad de cielo en sitios o ciudades muy iluminadas ya que la propia iluminación generada nos impide ver las estrellas y objetos menos brillantes.

Image